Otra paritaria a la baja en el gremio telefónico

Escribe Flavio Pereyra

El costo de la política pro-gobierno de la directiva de Foetra.

La Mesa de Unidad Sindical de las telecomunicaciones (MUS), encabezada por Foetra, cerró con las patronales -Telecom, Telefónica y Claro- la paritaria para el segundo trimestre, de octubre a diciembre, del acuerdo anual que comienza en julio. Por varias razones, representa otro golpe al bolsillo.

Contra una inflación del 100 % anual, el 46 % que ah firmado se alcanzará recién para enero, séptimo mes de la paritaria. De conjunto, la línea de flotación de las escalas de Foetra es la canasta de pobreza que alcanzó los $120.000.

Lo que firmaron son tres pagos por única vez -octubre (13 %), noviembre (13 %) y diciembre (25 %)-, que permite a las patronales evadir sus aportes a la seguridad social, hoy quebrada, afectando, por ejemplo, la atención médica a hijos de trabajadores con discapacidad. Como no se actualiza el conformado, se congelan los adicionales (antigüedad, turnos diagramados y guardias). Recién en enero se incorpora a las escalas un 28 %, pero sólo la mitad se incorpora al básico, desvalorizando el premio y los turnos diagramados.

La política de la conducción es subordinar la paritaria telefónica a las directrices del Gobierno, y no a las decisiones de la asamblea de trabajadores. La consecuencia son las minicuotas que van detrás de la inflación; la Ministra de Trabajo, Kelly Olmos, dijo que para que los salarios compensen la inflación, primero hay que bajar esta última. Iadarola y Marín transformaron nuestro gremio en un apéndice de la política estatal y de los gobiernos capitalistas. Por eso, tampoco libraron ninguna lucha durante el macrismo, a pesar de que el salario real de los telefónicos cayó un 25 %.

La Azul y Blanca pasó de promover en sus orígenes el paro por tiempo indeterminado, la toma de edificios y piquetes, que se votaban en asambleas y plenarios con mandato -donde con esos métodos obtuvimos los mejores salarios del movimiento obrero-, a 15 años de parálisis y desorganización -donde las patronales avanzaron en el control y regimentación de los lugares de trabajo, y el salario está por el suelo-.

Pero no se debe a que nuestro gremio no tenga fuerza o esté diezmado como dice la directiva. Es todo lo contrario: hoy todo el país depende de las telecomunicaciones. El poder de fuego de una huelga telefónica se ha incrementado mil veces respecto de la huelga de 2006. De nuestro trabajo depende el móvil y la banda ancha de toda la población, que se ha transformado en una necesidad básica. Pero fundamentalmente afecta la totalidad de las redes sobre la que funcionan la banca, los sistemas de pago, las redes internas de las grandes empresas e incluso la gestión pública. El problema no es la fuerza del gremio, sino las ataduras de la Comisión Directiva con el Gobierno.

El cierre de la paritaria deja sin respuestas una cantidad de reclamos: categorías, incrementos de ritmos de trabajo, las diferencias convencionales, salariales y especialmente de jornadas producidos por los 4 escalafones distintos, con más de 30 categorías vigentes, que la Azul y Blanca firmó a medida de las patronales.

Para defender un salario mínimo igual a la Canasta Familiar hay que empezar por rechazar el acuerdo a la baja que promueve la directiva. Asambleas en todos los edificios. Llamamos a rechazar el acuerdo y a que los trabajadores tomen en sus manos, edificio por edificio, sus propios reclamos.

Publicado en: https://politicaobrera.com/8099-otra-paritaria-a-la-baja-en-el-gremio-telefonico

AGRUPACIÓN CLASISTA
NARANJA TELECOMUNICACIONES
MAYORÍA

www.actnaranja.com.ar
Seguinos en Twitter : @actnaranja
Facebook: https://www.facebook.com/actnaranja
Instagram: https://www.instagram.com/naranja_telecomunicaciones/
whatsapp: +5491131815537 ó +5491125956748

Share Button

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *