Foetra: el nuevo convenio de telefonía celular

El 6 de noviembre se firmó en el Ministerio de Trabajo (a instancias de Tomada) un convenio colectivo de trabajo (CCT 676/2013) de Foetra Buenos Aires con Movistar (Telefónica) y Personal (Telecom) para la actividad de telefonía celular y/o móviles. El convenio recientemente firmado y homologado tendrá implicancia nacional habilitando el pase del encuadramiento de miles de trabajadores, que durante años estuvieron encuadrados en el Sindicato de Empleados de Comercio a un nuevo convenio con los sindicatos de trabajadores telefónicos. La empresa Claro, hasta el momento, ha rechazado la firma del convenio (defendiendo el encuadramiento de Comercio), derivando en un conflicto que se está desarrollando (ver nota aparte).

¿Qué firmaron?

El convenio de las celulares y móviles que reconoce a Foetra como el sindicato correspondiente a esta actividad y a las empresas que durante años evadieron esta responsabilidad, no viene acompañado, sin embargo, de un reconocimiento o avance concreto en materia de condiciones de trabajo o salarios de estos miles de trabajadores ahora encuadrados en Foetra. El convenio en cuestión es una adaptación completa del convenio telefónico al convenio de comercio, obviamente justificado por la directiva de Foetra, que evitó como la peste desarrollar ninguna lucha en relación a la defensa del convenio.

La jornada laboral habilita las 45 horas semanales o nueve horas diarias “pudiendo ser desarrolladas las mismas de acuerdo con las necesidades del servicio” para obtener un “estándar superior de productividad” (art. 12). Esta jornada laboral de 9 horas por encima de la legal de 8 horas viene con rotación de turnos y francos, dejando a un lado la conquista más grande del gremio telefónico: la recuperación de la jornada laboral de 7 horas, recuperada luego de la privatización que la había quitado a base de una extraordinaria movilización de la masa del gremio telefónico en forma independiente de las empresas y el gobierno.

Pero la cooptación al gobierno K trajo aparejada la aceptación y firma por la directiva actual de las 9 horas diarias en varios sectores del convenio histórico de Foetra con Telefónica y Telecom, y ahora se reproduce esa misma tendencia con las móviles. En materia salarial, los trabajadores de las empresas de telefonía celular que continúan trabajando 9 horas no reciben ninguna mejora salarial. Sus salarios continuarán a pesar del marco inflacionario por debajo de los 8.000 pesos y de trabar para las empresas que mayores ganancias obtiene en el país (y se fugan al exterior) a costa de los trabajadores y usuarios.

 En materia salarial, el nuevo convenio propone un esquema salarial “de compensaciones variables e incentivos individuales y/o grupales” (art. 25) y una “cláusula transitoria” (art. 24) que habilita a las patronales a absorber “en ulteriores negociaciones colectivas” (paritarias) cualquier diferencia salarial que pudiera existir en algún sector con la escala salarial ahora pactada.

Avance en toda la línea

Pero el análisis del convenio debe ser desarrollado por su alcance en materia de flexibilización de las condiciones de trabajo en beneficio de las empresas. Por ejemplo, se elimina el “lugar de asiento” o edificio asignado al trabajador. “Los trabajadores deberán desarrollar su actividad laboral en los distintos edificios o instalaciones que determine su empleador” (art. 20). Las empresas podrán realizar los traslados con la única limitación de mantener un radio de 15 kilómetros del domicilio laboral habitual o “cabecera” con sólo comunicarlo con 24 horas de antelación.

El nuevo convenio desconoce la mayoría de los adicionales salariales del actual convenio telefónico: como el adicional por “viáticos”, la “compensación por tarifa telefónica”, la “escolaridad” y “becas” para los hijos en edad escolar, el “adicional por manejo”, el “pago de la disponibilidad en caso de guardias” y una larga lista de adicionales que sin lucha, deliberación ni votación alguna desaparecen en el “nuevo convenio”.

El convenio de las móviles desconoce otros derechos como ser las licencias con goce de sueldo por familiar enfermo, o en caso de fallecimientos de familiares de segundo y tercer grado (nietos, cuñados, suegros, tíos, sobrinos o primos). También se rebajan a la mitad las licencias pagas por enfermedad prolongada del trabajador en actividad (enfermedad inculpable) y también desconoce el artículo que plantea la “readecuación” de tareas a las trabajadoras embarazadas hasta el comienzo de la licencia por maternidad (art. 90 del convenio Foetra).

El nuevo convenio va en sintonía de la polifunción que la directiva de Foetra viene firmando con Telefónica y Telecom. Se crean dos grandes grupos laborales para los trabajadores de las celulares: Grupo laboral Técnico y Grupo laboral Atención Presencial (comercial) que tienen en ambos casos “un carácter abierto a los efectos de atribución de tareas y responsabilidades” (art. 69). Estos dos grandes grupos laborales podrán realizar “todas las funciones principales, accesorias, complementarias, técnicas y/o administrativas que le fueran encomendadas”. La multifunción y polifunción a la orden del día. El convenio habilita también el “Teletrabajo” (desde la casa del trabajador) sin ningún límite o regulación del mismo.

La lista de conquistas que se avasalla y herramientas convencionales en manos de las empresas es interminable. La ausencia de una lucha por el convenio ha llevado a este verdadero convenio a la baja para cientos y miles de trabajadores de las celulares que trabajan para las mismas empresas monopólicas de telecomunicaciones que se embolsan ganancias multimillonarias (extraordinarias) que se fugan al exterior dejando un tendal de falta de inversiones y trabajadores precarizados.

Organización sindical o reforzamiento del aparato

El aspecto progresivo del encuadramiento en Foetra que sería la elección de delegados, se ve limitado al reducir a menos de la mitad el número de delegados. Mientras el convenio Foetra plantea un (1) delegado a partir de 10 trabajadores, dos delegados con más de 20; 3 delegados de 40 a 60 y 4 delegados de 61 a 80; con el nuevo convenio se rige por la ley 23.551 de asociaciones sindicales que establece (1) delegado de 10 a 50 trabajadores, dos (2) delegados de 50 a 100 trabajadores y luego un delegado cada 100 trabajadores más. El nuevo convenio no sólo limita la cantidad de delegados sino también la posibilidad de asambleas y reuniones en pos de “garantizar el dialogo y la paz social” (art. 57). El nuevo convenio establece el cobro compulsivo de la cuota sindical a Foetra (al igual que en el Sindicato de Comercio) e incorpora otro descuento compulsivo al “Fondo Compensador Telefónico” que es una gigantesca caja para aportes a jubilaciones y pensiones administrada por el Sindicato con aportes de las patronales y ahora también de los trabajadores de las celulares.

Las patronales han firmado un convenio a su medida. Y este se da cuando avanza la “convergencia tecnológica” de las telecomunicaciones que fusionan las distintas áreas de telefonía fija, móvil y de trasmisión de datos (digital) para “reducir costos operativos” y flexibilizar a los trabajadores. La directiva de Foetra ha optado hace tiempo por adaptarse a estas políticas. El convenio que acaban de firmar viene a formalizar en la actividad la existencia de trabajadores de primera y de segunda. Para contrarrestar esta tendencia llamamos a discutir e impulsar el rechazó de cada una de las clausulas de flexibilización laboral o que rebajen el convenio.

Defendemos el mejor convenio para la actividad y sus trabajadores. La unidad e igualdad de las filas obreras es una tarea fundamental de toda organización obrera y sindical. Desde la Naranja Telefónica llamamos a Impulsar y desarrollar la organización de los trabajadores de las móviles y del conjunto de los tercerizados del gremio. Por paritarios y paritarias elegidas y resueltas en asamblea general del gremio.

El conflicto con Claro

La empresa Claro, propiedad del magnate mexicano de las telecomunicaciones, Carlos Slim, se ha negado a aceptar el encuadramiento en Foetra firmado por Movistar y Personal. Esto motivó el inicio de un plan de lucha impulsado por la directiva de Foetra con bloqueos y actos en la puerta de las oficinas comerciales de Claro. Esta lucha contra una patronal reconocida a nivel internacional por su política absolutamente negrera y antisindical, tiene el techo de antemano al ir por un convenio telefónico a la baja. Como toda lucha sindical despierta la simpatía de los trabajadores de Claro y abre la posibilidad, no explotada a fondo por la directiva con la excusa de cuidar una represalia, de abrir el camino a una sindicalización de miles de trabajadores precarizados.

Para la directiva de Foetra, que durante años sólo se movilizó para apoyar los actos del gobierno, este plan de lucha que aparece como una novedad, cuenta con el guiño del Ministerio de Trabajo y de las patronales que ya firmaron el convenio de las móviles y que ahora ven con simpatía un conflicto sobre la competencia. Llamamos a apoyar el encuadramiento de los trabajadores de Claro en Foetra para desarrollar la lucha contra la tercerización y precarización laboral, por el derecho a la organización y para sumar a estos nuevos afiliados a Foetra a una lucha por un convenio único de la actividad.

Agrupación Clasista Naranja Telefónica

búscanos en Facebook: https://www.facebook.com/NaranjaTelefonica

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *