Participamos del Juicio por Mariano Ferreyra. Avanza la lucha por Justicia.

banner_mariano_02

 El jueves 30/08 una delegación de telefónicos presenciamos la sesión del juicio por Mariano Ferreyra en los tribunales de Comodoro py. Antes y en un intervalo pudimos ver y cruzar algunas palabras con la familia de Mariano, la mamá, la hermana y el hermano, además de amigos y otros compañeros y familiares que vienen acompañando todas las instancias del juicio.
El día anterior habían declarado policías de la comisaria 30 de Barracas que estuvieron presentes en el lugar de los hechos, aquel 20 de octubre de 2010. La mayoría de los testimonios que se escucharon de los manifestantes fueron concluyentes respecto al papel de la policía, especialmente al de los patrulleros de la comisaría 30, que le abrieron el paso a la patota en el momento del ataque y que luego se cerraron detrás de los agresores cuando éstos huían.
En la sesión del 30 escuchamos testificar a tres policías. A continuación una breve opinión de compañeros que asistieron y luego un repaso de lo ocurrido en la sesión:

 “Se vio la relación que hay entre todos los que participaron del asesinato de Mariano”

“Excelente las preguntas de Verdú. Los abogados de la defensa, miserables totales porque cuando estuvo el último testigo que era el que más podía aportar a la causa porque era el que había hecho el sumario administrativo, cortaron a uno de los abogados que hacía preguntas puntuales y contundentes de acuerdo con la experiencia que tenía este comisario que levantó el sumario en su momento y que después lo abandono porque se casó y se fue de luna de miel” .

“En las declaraciones del segundo y tercer testigo se vio la relación que hay entre todos los que participaron en la represión y el asesinato de Mariano”.

Silvia Berni, delegada del edificio Palermo de Telecom

“Tienen que salir a la luz las patotas y los fraudes”

“Me pareció interesante. Estamos viendo cómo se ocultan las patotas por parte de la policía. En definitiva embarran la cancha porque este comisario que vino confundía a los mismos fiscales y a la misma defensa de Mariano. Tienen que salir a la luz las patotas y fraudes”.

José Monsalvo, de Uetel

“Que se termine el patoterismo”

“Se tiene que hacer justicia. Que se termine el patoterismo, las amenazas a los luchadores, trabajadores, tiene que haber justicia por Mariano porque Mariano somos todos. Fue un gran luchador que luchó especialmente contra el tercerismo. Tenemos que pedir justicia”.

Roxana, activista de Uetel

“Que se llegue a Pedraza”

“Hoy tocó declarar a algunos policías de rangos inferiores. Me pareció muy productivo. Se ve que hacen agua por todos lados, todo el tiempo están tratando de tirar la pelota a otros testigos o no quieren hacerse cargo de sus funciones. Esperemos que todo esto siga en buena dirección y que se llegue a justicia por Mariano, no sólo los autores materiales sino también los intelectuales, donde está involucrado Pedraza”.

Javier Bilbao, telefónico del ed. Libertad

La frase sorprendió a todos. En un momento de su testimonio, el principal Ángel Castro había hecho referencia a que este caso –en el que intervino brevemente para verificar el domicilio de Pablo Díaz- era “especial”. ¿Qué había querido decir con eso?, preguntó el defensor de Díaz, inquieto por encontrar alguna inquina, alguna suspicacia, una irregularidad salvadora para su cliente. Castro contestó con tranquilidad: “Fue especial porque fue un caso feo, podría haber sido cualquier persona, podría haber sido mi hijo el que recibiera el tiro. No puede ser que cualquiera ande armado, esto no se arregla así. A este muchacho lo mataron mal. Es mi opinión personal”. Ahí nomás se terminó el interrogatorio de las defensas. Castro fue el segundo de los cuatro policías que declararon esta mañana. Antes, lo hizo una operadora del 911, que no aportó elementos de mayor importancia.

La frase de Castro fue muy comentada entre el público, que una vez más llenó la sala. Estuvieron presentes muchos trabajadores no solo telefónicos sino también de prensa, docentes y aeronáuticos. Es que todos los días se anotan decenas de trabajadores para presenciar las sesiones. Para los compañeros que fuimos fue experiencia muy fuerte, no solo la charla con los familiares de Mariano, sino también ver en vivo y en directo las maniobras de la defensa de Pedraza y de la policía, para entorpecer las pruebas y encubrir no solo a los autores materiales sino también y sobre todo, a los autores intelectuales.

Conocidos de Favale

El sargento Tocalino conocía a Favale por su apodo (“Harry”) desde antes del asesinato de Mariano Ferreyra. Lo ubicaba de la remisería donde trabajaba y de la hinchada de Defensa y Justicia, y también tenía su ID de Nextel agendado. Poco después del crimen de Mariano, Favale llamó a Tocalino y a otro policía de nombre Mauricio para pedirles que le avisaran si tenían novedades sobre él, porque –les dijo- había estado “en el problema de Capital”. Los llamados se repitieron en varias oportunidades. Muchas de esas conversaciones figuran en las escuchas judiciales de la causa. De acuerdo a su versión, Tocalino informó de esto a sus superiores y se ofreció a “mediar” para que Favale se entregara. Luego del allanamiento de su vivienda, le aconsejó que se presentara a declarar.

Favale –podría decirse- está “hasta las manos”. Por ese motivo, su abogada defensora centra su estrategia en encontrar alguna irregularidad en el procedimiento que le permita solicitar la anulación de la investigación y volver a foja cero. Son muchos los testimonios que señalan a Favale como a uno de los tiradores. El asunto es qué hacía el 20 de octubre de 2010 en Barracas este “remisero” de F. Varela, que fue convocado por la cúpula de la Unión Ferroviaria para encabezar la fuerza de choque que “aleccionaría” a los tercerizados que reclamaban el pase a planta permanente. Pedraza y sus secuaces eran beneficiarios directos del negociado de las tercerizaciones ferroviarias, ya que eran dueños de varias de esas “empresas”.

Asuntos internos de todo tipo

El último testimonio fue el del comisario inspector Alejandro Recalde, quien aportó varios elementos. Por un lado, Recalde instruyó el sumario interno de la policía para “esclarecer” lo actuado por la fuerza. Por otra parte, realizó tareas de inteligencia sobre Favale en los días inmediatamente posteriores al crimen de Mariano.

Sobre la “investigación” interna de la policía, lo que emerge del testimonio de Recalde es un aceitado mecanismo de encubrimiento que la abogada Verdú puso al desnudo con un breve pero incisivo interrogatorio. Todas las defensas se oponían a que Recalde fuera interrogado sobre el método de esa instrucción. El cuestionario de Verdú puso de manifiesto que se sustancia con recortes periodísticos, con los registros de las modulaciones por radio (recordemos que los policías cuentan además con otro sistema, llamado POC, que es una comunicación punto a punto, que no deja registro alguno). Recordemos que en un momento del “operativo” de aquel 20 de Octubre, los policías reciben la orden de pasar sus comunicaciones a POC para no dejar registros. Y, finalmente, con el testimonio -¡en calidad de “testigos”!- de quienes podrían estar sospechados de mal procedimiento o de comisión de un delito. También, explicó Recalde, que se revisa el registro audiovisual tomado por la policía, que en el caso del crimen de Mariano, el agente que oficiaba de camarógrafo evitó deliberadamente registrar el momento del ataque. El sumario interno no condujo a ninguna conclusión… Su función fue la de encubrir a los responsables y partícipes del operativo policial. Recalde también tuvo que describir cómo funciona la cadena de mandos en operativos como el que se desarrolló entre Avellaneda y Barracas el 20 de octubre de 2010, comprometiendo aun más a los policías Lompizano, Ferreyra y Mansilla. El cuarto jefe que estuvo a cargo del operativo, Jorge Premuda, fue asesinado en un dudoso intento de asalto a principios del año pasado. En sus indagatorias, Ferreyra y Mansilla descargaron responsabilidades precisamente sobre el occiso!!

            Por otra parte, las tareas de inteligencia (seguimiento) que Recalde tuvo que realizar sobre Favale certifican la asistencia que la UF le brindó con posterioridad al crimen de Mariano. Recalde relató el encuentro en la zona de puente La Noria de Favale con “Mario”, un nombre que surge de las escuchas judiciales. “Mario” es Mario Giusti, de la comisión de reclamos del Roca. Catriel Díaz –hijo de Pablo, el que está siendo juzgado- le dice a Favale en una de las escuchas que “Mario” se encargaría de él. Luego, Favale y “Mario” combinaron esa cita en puente La Noria. La contraseña para reconocerse era que “Mario” llegaría en un Alfa Romeo.  En otra de las escuchas, “Mario” instruye a Favale sobre lo que deberá declarar, estableciendo de común acuerdo la versión de que Favale llegó a Barracas sólo y por motu propio, buscando “sumar puntos” para ingresar al ferrocarril.
Avanza la causa y la lucha

Poco a poco se va develando en el juicio toda la trama de intereses que rodea el crimen de Mariano.

Perpetua a Pedraza. Castigo a todos los culpables.

Detrás de este crimen se encubre una red de negociados que vandesde el tercerismo pasando por los subsidios del estado, los funcionarios y los empresarios y la burocracia sindical.

La asistencia al juicio es parte de la lucha por el castigo a todos los culpables. La semana que viene se estan organizando una serie de eventos artísticos y culturales a los que llamamos a particpar, para ganar la calle en todo el país. Esa es la única garantía de que los culpables vayan presos. Sigamos desarrollando una gran movilización popular.

Agrupación Clasista Telefónica. Lista Naranja. 

Share Button

Impactos: 331

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *