Archivo de la etiqueta: Telecom

Pactaron la rebaja salarial en vísperas de una devaluacion – Telecom le dobló el brazo a Foetra

PO 737 – 11/1/2002

Pactaron la rebaja salarial en vísperas de una devaluacion
Telecom le dobló el brazo a Foetra

Christian Rath

El viernes 4 de enero una asamblea general con la presencia de 800 compañeros votó a favor del acuerdo firmado una semana antes por la Directiva de Foetra Buenos Aires con Telecom. Este determina una rebaja salarial de un 4% efectivo, entre 25 y 40 pesos, ofreciendo en compensación una rebaja horaria de 45 minutos y el compromiso de reincorporar a los 413 trabajadores despedidos en diciembre pasado. El acuerdo no fija ningún compromiso de estabilidad laboral. Por lo demás, integra a los trabajadores de Call Center a la representación del sindicato bonaerense, sin modificación de su convenio, muy por debajo del de Foetra, y cede a la patronal una suma del orden de los 400.000 pesos del monto total de aporte patronal por “capacitación” y otros conceptos que debía recibir Foetra Buenos Aires, un aporte en litigio hasta ahora con la Federación (Foessitra), en manos de la burocracia oficial de la CGT.

La Comisión Directiva hizo una encendida defensa del acuerdo alegando que permitía en medio de la crisis la reincorporación de los compañeros, una buena parte de los cuales estaba en la asamblea. Pero no dijo que había cedido en medio del clima favorable de una rebelión popular y cuando todos los privatizadores se encuentran en retroceso. Se comparó el acuerdo con el firmado por Foessitra, que establecía, ante un conflicto similar, una rebaja salarial mucho más profunda. La Directiva tomó la iniciativa de criticar la “metodología” empleada por ella misma, concretamente no haber sometido el acuerdo a la aprobación previa de la asamblea, sin recordar en lo más mínimo que tenía prohibido actuar de esta manera, porque una Asamblea General del gremio, realizada días antes, ya le había dado mandato, no para firmar rebajas salariales, sino para ocupar los edificios contra cualquier despido que se fundara en un rechazo a la rebaja salarial. La lucha por la reincorporación de los compañeros había sido fortalecida, además, por la victoria de los pasantes de Telefónica, que luego de 100 horas de ocupación de edificios, habían arrancado la prórroga por un año de las pasantías de 116 compañeros y la incorporación como efectivos de los despedidos y todos los “antiguos”, una victoria en toda la línea.

Cerca de 700 trabajadores votaron a favor del acuerdo de rebaja salarial, una minoría se opuso y cerca de un centenar se refugió en la abstención o el no voto.

Crisis

La dirección de Foetra Buenos Aires, en este conflicto de l os pasantes, había mostrado que su política no era dar la pelea en defensa de los despedidos. No respaldó la ocupación de edificios (que fue defendida y votada, en minoría, por los integrantes del Polo Obrero) y sólo se hizo presente a la hora de firmar el acuerdo de victoria. Fue un antecedente de la aceptación de la rebaja salarial.

Sin embargo, la política justa para enfrentar la ofensiva patronal es la que fijaron los pasantes, no la dirección de Foetra. El argumento de parar los despidos negociando la baja de salarios es aceptar el chantaje patronal que busca, justamente, apoyarse en la quiebra industrial y la recesión para producir una caída histórica de los salarios a cambio de nada. Por algo Telecom no quiso firmar compromiso alguno en cuanto a no despedir y habilitó, con acuerdo de Foetra, una nueva lista de retiros voluntarios.

La burocracia en cualquiera de sus vertientes (UOM, Smata, CTA, gremios de la CGT disidente) ha tenido como política la firma de acuerdos de esta índole en nombre de “preservar la ocupación”. El fracaso está a la vista, si se aprecian los datos sobre desocupación en la industria y en las propias plantas afectadas por los acuerdos.

La mayoría de la dirección de Foetra Buenos Aires que está compartida entre el MTA y la CTA, no asumió el mandato de asamblea de responder a los despidos con la huelga con ocupación de edificios. La dirección de Foetra no quiso emplear una disposición de lucha que, en las dos batallas en las que se empeñó a fondo, arrancó victorias: hablamos de la huelga “en seco” ante los despidos en Telefónica a mediados del año pasado y, luego, de la ocupación llevada adelante por los pasantes aun sin el apoyo de la Directiva.

El pacto de Foetra Buenos Aires con Telecom se integra en la línea política de la CTA y la CGT disidente, que apoyaron la tregua primero con Rodríguez Saá, y ahora apoyan a Duhalde.

La batalla está planteada igual

El acuerdo divide al gremio en dos convenios, establece un mal precedente para los trabajadores de Telefónica y se firmó en plena devaluación monetaria, cuando está planteado el aumento de salarios para cubrir los aumentos de precios y nunca una rebaja.

Por estas razones las consignas de un básico mínimo equivalente a 600 dólares, junto a la escala móvil de salarios y la prohibición de despidos, tienen absoluta vigencia y deben llevar a reclamar la denuncia de los convenios vigentes y la exigencia de un convenio único, que abarque incluso a los compañeros de empresas tercerizadas. Esto no se logra si no se prepara al gremio para la huelga general.

Las telefónicas están en una operación de chantaje, exigiendo una compensación por la desdolarización de las tarifas, una expresión mayúscula de saqueo luego del saqueo. En una década las empresas telefónicas se han desprendido de más de 10.000 trabajadores, los niveles de productividad han crecido en más de un 500%, superando a los de países imperialistas. La relación entre beneficios obtenidos y patrimonio neto llegó al 20% en gran parte de la década, un “exceso” para cualquier grupo capitalista, y esto según los informes (truchos) de las propias empresas. La lucha de los telefónicos supone un combate político contra los grandes saqueadores de la nación, de los que Telecom y Telefónica son emblema.

El Polo Obrero fue la única corriente que se opuso al acuerdo e hizo conocer su posición a todo el gremio. IU (MST) llamó a apoyarlo considerándolo una “victoria”.

Share Button

Impactos: 241

Lo que se juega en Telecom

PO 730 – 22/11/2001

Se relanzo el plan de lucha de Foetra Buenos Aires
Lo que se juega en Telecom

Sergio Szulman

Tal como lo señaláramos en el número anterior de Prensa Obrera, Telecom no ha retrocedido en su ofensiva contra los trabajadores y sigue chantajeando al gremio con que si no acepta la rebaja salarial, empezarán los despidos. Mientras la Federación Nacional dirigida por la burocracia cegetista (Foeesitra) y los gremios que agrupan al personal jerárquico han acordado con la empresa negociar la propuesta de reducción salarial “a cambio” de la promesa de no realizar despidos durante un año, Foetra Buenos Aires ha relanzado el plan de lucha con una movilización de todo el gremio al edificio central de Telecom, el jueves 22, en rechazo al planteo patronal.

La empresa argumenta que “enfrentan la competencia de nuevos operadores que arrancaron con convenios más flexibles… sumado a la caída del mercado de las comunicaciones” (Clarín, 18/11). Este argumento para pretender bajar los salarios es destrozado por el hecho de que Telecom es una de las primeras empresas del país que obtiene millonarias superganancias y a costa de los trabajadores. Como denuncia Foetra, en el ejercicio 2000 Telecom redujo su masa salarial en un 7,65%, y entre 1991 y 2000 redujo el costo salarial del 37% al 20%. Además, durante el año 2000 la empresa obtuvo una ganancia real de más de 42.000 pesos por cada trabajador y en los primeros años de 2001 ganó 64.000.000 de pesos pese a la recesión.

Como bien lo dice Foetra Buenos Aires, “si la tercer empresa del país pretende bajar los salarios, ¿qué le queda a una Pyme o a una industria que da pérdidas?”, para concluir: “que ajusten de sus ganancias… no del salario de los que menos ganamos”. Por otro lado, cuando la patronal señala que la competencia ha flexibilizado las condiciones laborales, soslaya que esto ha ocurrido con su complicidad y la de la burocracia cegetista (Uocra, Comercio y la propia Foessitra), ya que estas empresas han contratado trabajadores bajo convenios inferiores. Se trata para Telecom de un objetivo estratégico; barrer con el convenio actual telefónico (el 201).

La pulseada de los trabajadores de Telecom y la patronal excede los límites de un conflicto en una empresa. Se trata de una lucha entre uno de los principales pulpos capitalistas, el gobierno, el régimen político, y la burocracia sindical por un lado; y los trabajadores telefónicos y el conjunto de los explotados y oprimidos por el otro. Porque el desenlace de este conflicto tendrá huellas para el conjunto del movimiento obrero.

¡Apoyemos con todo a los trabajadores telefónicos en su lucha en defensa del salario y el convenio!

Share Button

Impactos: 205

Que se abran los libros de las telefónicas

PO 672 – 6/7/2000

Ni “monopoloio” ni “desregulación”
Que se abran
los libros de las telefónicas

A partir del 9 de noviembre de este año está prevista la desregulación del mercado telefónico y la intervención de nuevas empresas en el servicio de telefonía básica, hasta ahora restringido a Telecom y Telefónica. Diversos medios de comunicación han anunciado que esta desregulación, aunque podría provocar la baja de las tarifas de larga distancia, no afectará la tarifa local –la que es usada generalizadamente por los trabajadores y los consumidores. Afectará, así, con seguridad, al salario y los derechos laborales de los trabajadores telefónicos, ya que las nuevas empresas podrán contratar trabajadores bajo convenios flexibilizados y con salarios inferiores de otros sindicatos (Uocra, Comercio), como ya lo hacen las distintas empresas de telefonía celular, los licenciatarios de locutorios y otras empresas que subcontratan tareas que antes realizaba Entel.

Frente a esta desregulación inminente, Foetra Buenos Aires publicó el domingo 2/7 una solicitada en la cual plantea que “sin lugar a dudas el Parlamento Nacional… es un ámbito privilegiado… para arribar a una propuesta donde la desregulación redunde en mejorar el servicio y rebajar las actuales tarifas” y que “en una democracia existen un sinnúmero de mecanismos de consulta y consenso para que todos los actores sociales puedan enriquecer el debate en pos del bien común”. Pero, ¿se pueden sembrar, acaso, esperanzas en los senadores justicialistas para que la desregulación no atente contra los derechos laborales, cuando fue el gobierno menemista el que por medio de un decreto autorizó a las empresas telefónicas a encuadrarse fuera del convenio telefónico? ¿Es con el consenso entre las patronales y los trabajadores, en el marco del Parlamento que aprobó la flexibilización laboral y la reducción de salarios, como se llegará al ‘bien comun’?

Es llamativo que en una solicitada tan larga, Foetra haya destinado tantas palabras embellecedoras al Parlamento, pero que no reclame a la CTA y a la CGT medidas de lucha contra este nuevo ataque a los trabajadores. La solicitada apareció, justamente, en la misma semana en que se anunciaba que “la cámara de senadores aprobó por unaminidad un proyecto de declaración que respalda al Gobierno en la plena desregulación del mercado de las telecomuncaciones” (Clarín, 6/7) y en que Machinea anunciaba que “se revisará la letra chica de los documentos sobre desregulación” (Ambito Financiero, 6/7). Aunque los senadores, en especial del PJ, reclaman entre otras consideraciones “que se garantice la estabilidad en el empleo”, no dicen nada sobre las condiciones, el convenio y el salario que deben corresponder a esa ‘estabilidad’.

La discusión de “la letra chica de la desregulación” entre parlamentarios del PJ y la Alianza responde a una disputa entre los distintos pulpos capitalistas para apoderarse de la mayor tajada posible de los millonarios beneficios que les reporta el negocio telefónico. Un sindicato puede y debe aprovechar estas fisuras para llevar adelante sus propios objetivos, pero nunca para coincidir con algunos de los intereses en pugna o para embellecer un nido de políticos antiobreros y corruptos como es el Parlamento. Para intervenir en forma adecuada a los intereses de la clase obrera y para combatir la continua confiscación del patrimonio nacional, el sindicato debe fijar sus propios objetivos, anunciarlos al conjunto de los trabajadores y preparar la lucha necesaria para lograrlos. La defensa del convenio 201 para todos los trabajadores telefónicos sólo será viable con la lucha independiente de los trabajadores. Foetra debe preparar la huelga de todo el gremio telefónico para defender el salario y el convenio para todos los trabajadores de telecomunicaciones; debe denunciar las características igualmente confiscatorias de los bolsillos del pueblo, del ‘monopolio ’ como de la ‘desregulación’, e impulsar un gran frente antiimperialista contra el ataque adicional que representa esta nueva variante monopólica que se ha bautizado como ‘desregulación telefónica’.

Sergio Sulzman

 

 

Share Button

Impactos: 252

Gran movilización de Telefónicos

PO 573 – 5/2/98

Gran movilización
de Telefónicos

Telecom ha anunciado un plan de guerra que pretende despedir a 600 telefónicos en nombre de un ‘plan social’, que contempla reinsertarlos en el ‘mercado laboral’ mediante ‘cursos’ técnicos.

El sindicato, anticipándose, convocó a una urgente reunión de todos los delegados y llamó a realizar asambleas en todos los edificios. También se resolvió rechazar los términos de los telegramas de la empresa y efectuar la denuncia correspondiente ante el Ministerio de Trabajo y la embajada de Francia. El plenario de delegados, por su lado, convocó a una movilización para el martes 13 a la sede de Telecom en Puerto Madero —sede central—, donde más de 1.200 trabajadores repudiaron la actitud de la empresa y exigieron el cese del mal-llamado ‘plan social’.

En la consultora, ubicada en Viamonte 1181 de la Capital Federal (¡la misma que ‘limpió’ a Bagley!), donde debían tomar servicio los primeros 16 afectados, la resuelta actitud de los compañeros, acompañados por sus delegados y miembros de la directiva, impidió que se ‘dictara’ un solo segundo de ‘clase’, instalando de esta manera, en la misma consultora, una fortaleza de resistencia. La ‘sala’ de ‘clases’ era en realidad una sala de interrogatorio policial. Cuenta con una cámara oculta trás un falso espejo y micrófonos colgados del techo. El objetivo es imponer así el retiro voluntario a cualquier trabajador que no cumpla con el ‘perfil’ deseado por la empresa.

El viernes 16 se resolvió realizar una radio abierta en Diagonal Norte y Florida, y otra para el lunes 19; un plenario de delegados, el jueves 22, elaborará una respuesta al plan de la empresa.

La nueva dirección del gremio ha logrado el objetivo de instalar este conflicto en los medios de difusión.

Telecom plantea llevar adelante una reducción de 600 trabajadores para el cierre de su ejercicio en el mes de setiembre. Por lo tanto, está a la orden del día la defensa incondicional de los puestos de trabajo y un plan de lucha.

La patronal también pretende imponer una reducción de otros 1.000 trabajadores antes de setiembre, y el convenio flexibilizador Foetra, que hasta el momento está resistido con asambleas aisladas en cada edificio. Por lo cual está planteado que el plenario de delegados elabore un plan de acción en conjunto.

  • •¡Fuera la empresa consultora trucha!
  • •¡Por la inmediata reincorporación de todos los compañeros a sus puestos de trabajo!
  • •¡Ni un solo despido!
  • •¡No al convenio flexibilizador de Fostta!
Share Button

Impactos: 232

Telefónicos: Abajo el convenio negrero

PO 564 – 13/11/97

Telefónicos:
Abajo el convenio negrero
por Ana (de Once)

 Las patronales de Telefónica y Telecom han firmado un nuevo ‘convenio’ con Fopstta y Upjet.

Upjet representa al personal jerárquico. Fopstta surgió en los 60 como organización divisionista promovida por el gobierno-patronal; ‘legalmente’ representa a los supervisores telefónicos, aunque Foetra agrupa a la mayor cantidad de afiliados entre los supervisores.

Históricamente, los convenios siempre los firmaba primero Foetra y luego estos ‘sindicatos’ divisionistas repetían las cláusulas vigentes para jerárquicos y supervisores.

Ahora, las empresas han utilizado el camino inverso, firmaron primero con estos sindicatos (responden al ultramenemista ‘Movimiento Obrero con Propuesta’). Son instrumentos dóciles para presionar e imponer un convenio que guarda similitud con el preacuerdo flexibilizador que fue rechazado por Foetra Buenos Aires (y otras seccionales del interior) en múltiples asambleas y plenarios de delegados durante todo 1996.

Simultáneamente, las patronales han pasado en forma inconsulta a una cantidad de trabajadores afiliados a Foetra (los que revistan en las categorías C1, D1, E1 y F1), encuadrándolos en estos nuevos ‘convenios’. Lo que significa que los compañeros pierden conquistas y se impone en muchos casos una rebaja salarial.

Todo esto es parte del ataque de Telefónica y Telecom para liquidar derechos y conquistas laborales e imponer el trabajo por contrato en forma masiva a la totalidad de los telefónicos. Los nuevos convenios antiobreros entran a regir a partir del 1º de enero.

El plenario de delegados de la Zona Este planteó que “todos los telefónicos tenemos los mismos derechos”, reclamando “por el encuadramiento y la representatividad de todos en el convenio y el sindicato Foetra Buenos Aires”.

La dirección de Foetra Buenos Aires, recientemente electa, Azul y Blanca, que la justicia menemista no convalida, ha llamado a todos los telefónicos, sin importar donde estén encuadrados, a movilizarse para parar este ataque. El jueves 13, a las 17 horas, ha sido convocada una marcha de todo el gremio que saldrá desde la Plaza Roma (Alem y Tucumán).

La dirección de Foetra elegida por los trabajadores debe imponer su reconocimiento a las patronales y al gobierno, organizando la lucha del gremio. Asambleas en todos los edificios. Plan de Lucha. En defensa del convenio y de las conquistas de los telefónicos.

Todo el movimiento obrero debe salir en apoyo a esta lucha, para cortar de cuajo el intento patronal-gubernamental de imponer la ‘reforma laboral’ antiobrera.

Un convenio Fiat-Smata
en telefónicos

Jornada: Se aumenta en 15 minutos diarios. Se introduce la flexibilidad de la jornada, porque al plantearse un promedio semanal se autoriza a que un día se obligue a trabajar 12 horas (‘compensando’ al día siguiente con 4), sin pagar siquiera el plus de horas extras.

Descanso semanal: Desaparece el descanso obligatorio en sábado y domingo. Puede ser reemplazado por otros días de la semana.

Horario: Se introduce a discreción de la patronal el horario cortado, con turnos que pueden ser rotativos. El horario fijo es reemplazado por la disponibilidad horaria, las guardias pasivas pierden su remuneración.

Vacaciones: Disminuyen para los que tienen más de 15 años. Para los que ya tienen este beneficio la patronal podrá reemplazarlo por el pago de un plus.

Licencia por enfermedad familiar: Deja de ser remunerada.

Plus por turnos diagramados: Desaparecen.

Desaparecen, además, numerosos adicionales (por idioma, antigüedad, guarderías, por escolaridad, por brigadas, sepelio, Día del Trabajador Telefónico, carrera técnica, etc.). Introduce contratos ‘basura’. El premio por productividad existente es reemplazado por un adicional en base a un régimen de calificaciones digitado por la patronal.

Desaparecen plus y conquistas a granel. Se imponen la inestabilidad laboral permanente y la rebaja salarial.

Ana (Once)

 

Share Button

Impactos: 251