Archivos de la categoría Noticias Obreras

Gran movilización de Telefónicos

PO 573 – 5/2/98

Gran movilización
de Telefónicos

Telecom ha anunciado un plan de guerra que pretende despedir a 600 telefónicos en nombre de un ‘plan social’, que contempla reinsertarlos en el ‘mercado laboral’ mediante ‘cursos’ técnicos.

El sindicato, anticipándose, convocó a una urgente reunión de todos los delegados y llamó a realizar asambleas en todos los edificios. También se resolvió rechazar los términos de los telegramas de la empresa y efectuar la denuncia correspondiente ante el Ministerio de Trabajo y la embajada de Francia. El plenario de delegados, por su lado, convocó a una movilización para el martes 13 a la sede de Telecom en Puerto Madero —sede central—, donde más de 1.200 trabajadores repudiaron la actitud de la empresa y exigieron el cese del mal-llamado ‘plan social’.

En la consultora, ubicada en Viamonte 1181 de la Capital Federal (¡la misma que ‘limpió’ a Bagley!), donde debían tomar servicio los primeros 16 afectados, la resuelta actitud de los compañeros, acompañados por sus delegados y miembros de la directiva, impidió que se ‘dictara’ un solo segundo de ‘clase’, instalando de esta manera, en la misma consultora, una fortaleza de resistencia. La ‘sala’ de ‘clases’ era en realidad una sala de interrogatorio policial. Cuenta con una cámara oculta trás un falso espejo y micrófonos colgados del techo. El objetivo es imponer así el retiro voluntario a cualquier trabajador que no cumpla con el ‘perfil’ deseado por la empresa.

El viernes 16 se resolvió realizar una radio abierta en Diagonal Norte y Florida, y otra para el lunes 19; un plenario de delegados, el jueves 22, elaborará una respuesta al plan de la empresa.

La nueva dirección del gremio ha logrado el objetivo de instalar este conflicto en los medios de difusión.

Telecom plantea llevar adelante una reducción de 600 trabajadores para el cierre de su ejercicio en el mes de setiembre. Por lo tanto, está a la orden del día la defensa incondicional de los puestos de trabajo y un plan de lucha.

La patronal también pretende imponer una reducción de otros 1.000 trabajadores antes de setiembre, y el convenio flexibilizador Foetra, que hasta el momento está resistido con asambleas aisladas en cada edificio. Por lo cual está planteado que el plenario de delegados elabore un plan de acción en conjunto.

  • •¡Fuera la empresa consultora trucha!
  • •¡Por la inmediata reincorporación de todos los compañeros a sus puestos de trabajo!
  • •¡Ni un solo despido!
  • •¡No al convenio flexibilizador de Fostta!
Share Button

Telefónicos: Abajo el convenio negrero

PO 564 – 13/11/97

Telefónicos:
Abajo el convenio negrero
por Ana (de Once)

 Las patronales de Telefónica y Telecom han firmado un nuevo ‘convenio’ con Fopstta y Upjet.

Upjet representa al personal jerárquico. Fopstta surgió en los 60 como organización divisionista promovida por el gobierno-patronal; ‘legalmente’ representa a los supervisores telefónicos, aunque Foetra agrupa a la mayor cantidad de afiliados entre los supervisores.

Históricamente, los convenios siempre los firmaba primero Foetra y luego estos ‘sindicatos’ divisionistas repetían las cláusulas vigentes para jerárquicos y supervisores.

Ahora, las empresas han utilizado el camino inverso, firmaron primero con estos sindicatos (responden al ultramenemista ‘Movimiento Obrero con Propuesta’). Son instrumentos dóciles para presionar e imponer un convenio que guarda similitud con el preacuerdo flexibilizador que fue rechazado por Foetra Buenos Aires (y otras seccionales del interior) en múltiples asambleas y plenarios de delegados durante todo 1996.

Simultáneamente, las patronales han pasado en forma inconsulta a una cantidad de trabajadores afiliados a Foetra (los que revistan en las categorías C1, D1, E1 y F1), encuadrándolos en estos nuevos ‘convenios’. Lo que significa que los compañeros pierden conquistas y se impone en muchos casos una rebaja salarial.

Todo esto es parte del ataque de Telefónica y Telecom para liquidar derechos y conquistas laborales e imponer el trabajo por contrato en forma masiva a la totalidad de los telefónicos. Los nuevos convenios antiobreros entran a regir a partir del 1º de enero.

El plenario de delegados de la Zona Este planteó que “todos los telefónicos tenemos los mismos derechos”, reclamando “por el encuadramiento y la representatividad de todos en el convenio y el sindicato Foetra Buenos Aires”.

La dirección de Foetra Buenos Aires, recientemente electa, Azul y Blanca, que la justicia menemista no convalida, ha llamado a todos los telefónicos, sin importar donde estén encuadrados, a movilizarse para parar este ataque. El jueves 13, a las 17 horas, ha sido convocada una marcha de todo el gremio que saldrá desde la Plaza Roma (Alem y Tucumán).

La dirección de Foetra elegida por los trabajadores debe imponer su reconocimiento a las patronales y al gobierno, organizando la lucha del gremio. Asambleas en todos los edificios. Plan de Lucha. En defensa del convenio y de las conquistas de los telefónicos.

Todo el movimiento obrero debe salir en apoyo a esta lucha, para cortar de cuajo el intento patronal-gubernamental de imponer la ‘reforma laboral’ antiobrera.

Un convenio Fiat-Smata
en telefónicos

Jornada: Se aumenta en 15 minutos diarios. Se introduce la flexibilidad de la jornada, porque al plantearse un promedio semanal se autoriza a que un día se obligue a trabajar 12 horas (‘compensando’ al día siguiente con 4), sin pagar siquiera el plus de horas extras.

Descanso semanal: Desaparece el descanso obligatorio en sábado y domingo. Puede ser reemplazado por otros días de la semana.

Horario: Se introduce a discreción de la patronal el horario cortado, con turnos que pueden ser rotativos. El horario fijo es reemplazado por la disponibilidad horaria, las guardias pasivas pierden su remuneración.

Vacaciones: Disminuyen para los que tienen más de 15 años. Para los que ya tienen este beneficio la patronal podrá reemplazarlo por el pago de un plus.

Licencia por enfermedad familiar: Deja de ser remunerada.

Plus por turnos diagramados: Desaparecen.

Desaparecen, además, numerosos adicionales (por idioma, antigüedad, guarderías, por escolaridad, por brigadas, sepelio, Día del Trabajador Telefónico, carrera técnica, etc.). Introduce contratos ‘basura’. El premio por productividad existente es reemplazado por un adicional en base a un régimen de calificaciones digitado por la patronal.

Desaparecen plus y conquistas a granel. Se imponen la inestabilidad laboral permanente y la rebaja salarial.

Ana (Once)

 

Share Button

La Azul y Blanca debe asumir Contra el Ministerio y las patronales

PO 560 – 9/10/97

Telefónicos:
La Azul y Blanca
debe asumir Contra el
Ministerio y las patronales

El 1º de octubre debía asumir la nueva comisión directiva del sindicato telefónico Buenos Aires (la Azul y Blanca), que derrotó a la lista menemista guillanista. El escrutinio había sido avalado por todas las listas intervinientes y la junta electoral, pero fue impugnado semanas más tarde por un ‘grupito de afiliados’ marrones. Esta maniobra es impulsada desde el gobierno y las empresas que no quieren perder.

La burocracia ‘ocupó’ el edificio sindical. Casi 1.000 trabajadores marcharon al sindicato telefónico el miércoles 1º y se encontraron con un impresionante dispositivo policial montado para reprimir a los manifestantes e impedir que el gremio fuera recuperado por los trabajadores.

En la base ha crecido el apoyo de los trabajadores telefónicos a la triunfante Lista Azul y Blanca, e incluso en la Marrón.

La nueva directiva debe asumir de inmediato, abrir un local —mientras el local sindical sea usurpado y vigilado por la policía de Corach y Menem—, citar al plenario de delegados y convocar a una Asamblea General. Lanzar un plan de movilización con asambleas en todos los edificios (casi 200) donde se nuclean los telefónicos en el conurbano. Realizar actos en la puerta de los edificios y asambleas zonales.

No asumir y poner en marcha al sindicato ‘y a sus cuerpos’ es paralizar la vida sindical en un momento que las patronales aprietan. Es ir a una derrota.

Está en “conciliación” el intento de Telefónica de despedir a 8 trabajadores y trasladar a otra tanda… a San Luis (despido encubierto). Es necesario cortar este intento patronalde iniciar un nuevo ‘ajuste’ antiobrero.

El Ministerio y las patronales pretenden alargar esta impasse —no reconociendo a la nueva directiva— hasta después de las elecciones del 26 de octubre.

Contra esta violación de nuestros derechos, impongamos la soberanía de los trabajadores telefónicos.

Ana (Once)

Share Button

Abajo el golpe menemista en FOETRA

PO 559 – 2/10/97

Abajo el golpe
menemista en FOETRA

El gobierno menemista ha dado la orden de desconocer el resultado de las elecciones del gremio telefónico de Buenos Aires, e impedir la asunción de la directiva triunfante. Una lista del activismo (MTA, CTA, Izquierda). derrotó a la burocracia guillanista, vieja cómplice de María Julia y la privatización de ENTel.

Se trata de un intento desesperado de frenar un golpe más a la estantería menemista, sacudida por las últimas derrotas electorales y la inoperancia de la CGT adicta (en el gremio municipal, la justicia hizo lugar a la impugnación de la oposición a Genta, por el manejo fraudulento de las próximas elecciones).

Un signo claro de la aliaza empresas-gobierno-burocracia, es la “coincidente” actitud patronal de despedir (bajo la forma de traslados compulsivos al interior) 80 trabajadores de Buenos Aires.

¡Que se entregue el gremio telefónico a los que lo ganaron! La movilización contra el manotazo menemista a la democracia sindical, es una tarea de todo el movimiento obrero.

Share Button

Derrota menemista en Telefónicos

PO 556 – 11/9/97

Derrota menemista
en Telefónicos

El 3 de setiembre, la lista Azul y Blanca conquistó el sindicato telefónico Buenos Aires, sacando 2.896 votos contra 2.716 de la marrón guillano-menemista. La divisionista Bordó, impulsada por el ‘clasista’ Ptp, sólo obtuvo 179 votos.

La Marrón, que ha perdido el sindicato, consiguió acortar distancias apelando a la manipulación del padrón de jubilados.

La victoria desplazó al menemismo en el sindicato telefónico más importante del país, y es más trascendente aún si se considera que se produjo en la primera empresa privatizada.

La política del gobierno y las patronales, a la que estaba asociada la burocracia, fue barrer con el activismo sindical: en cerca de 100 oficinas se negó la convocatoria a elección de delegados, sólo porque la burocracia no tenía a quien presentar; en muchos edificios dirigidos por la oposición, hubo traslados ‘acordados’ con la patronal para ‘vaciarlos’, etc.

La Marrón había iniciado su mandato pasando una parte del salario a tickets canasta. En estos cuatro años se congelaron las categorías; se ‘tercerizaron’ sectores (Publicom-Telinver), abriendo el camino para ‘superflexibilizar’ las condiciones de trabajo; más de 10.000 compañeros fueron despedidos en forma abierta o encubierta; los operadores de reparaciones vieron aumentada su jornada de 7 a 8 horas (con igual salario); la burocracia permitió que pasen al convenio de UOCRA (netamente inferior) sectores como el de conservación de edificios; a través de la Propiedad Participada (PPP) se metió en el directorio; se esmeró en tratar de imponer un convenio marco como base para pasar al régimen por empresa, al estilo de los convenios antiobreros Fiat-Smata (polifunción, etc.); carnereó todos los paros; apoyó la jubilación privada impulsando la adhesión a la AFJP Siembra del Citibank, dueño de Telefónica.

La Azul y Blanca —que se conformó como lista unitaria a partir de la resistencia nucleada en torno a la “Mesa de Enlace”— reagrupó a 11 agrupaciones (MTA, CTA, izquierda, etc.). La campaña electoral arrancó tarde, por las dificultades de consensuar una propuesta común. Una vez lograda, se realizaron más de 100 asambleas en los edificios. El reclamo central fue la estabilidad laboral: el cese de las tercerizaciones, oposición a cualquier intento de asociación obrero-patronal (fue rechazado el ofrecimiento de un crédito ‘blando’ de las patronales para comprar una nueve sede sindical), y la libre disponibilidad de las acciones para terminar con el PPP (rompiendo la política de integración al directorio de la empresa).

El triunfo de la Azul y Blanca abre la posibilidad de recuperación del funcionamiento democrático del gremio: comisiones por especialidad —electas por los trabajadores en Asambleas; plenarios zonales y general de delegados—; Asamblea General.

El cese de las persecuciones (desafueros a Vázquez y García); la lucha por la reducción de la jornada laboral; el cese de las ‘polifunciones’; el vuelco de categorías; la lucha por la ‘liberación’ de las acciones, son parte de los objetivos que se les plantean a los telefónicos y a la nueva dirección.

Ana (Once)

Share Button

¡Fuera Guillán!

PO 539 – 15/5/97

Para el 29 de agosto están convocadas las elecciones en el sindicato Buenos Aires de Foetra. La regional reúne al 50% de los telefónicos del país y opera más del 70% de la facturación telefónica y el tráfico internacional.

Frente al menemismo encabezado por Julio Guillán, se ha formado un frente de 12 agrupamientos opositores.

Julio Guillán ve muy posible su derrota ante el conjunto de la oposición. La mayoría de los telefónicos está harta de las mentiras y entregadas permanentes: en el período guillanista se produjo la peor sangría de compañeros desde la privatización (18.000 bajas en Telefónica y 12.000 en Telecom) y se toleraron y organizaron desde el gremio traslados compulsivos y el vaciamiento de edificios y sectores. En Nochebuena, Guillán firmó el pre-acuerdo de “condiciones especiales” de egreso de las empresas, que plantea la pre-jubilación para más de 1.000 compañeros, y la ‘tercerización’ (incluso Guillán armó su propia contratista). Esta capitulación total ante la patronal es apoyada desde el gobierno mediante la prórroga de mandatos, falsas elecciones de delegados, boicot a asambleas, etc. La dirección sindical fue ‘lubricada’ por las empresas con la entrega del 2% de la masa salarial para ‘capacitación y entrenamiento’ sindical, además del manejo discrecional de los fondos sindicales, de los sueldos de los directores obreros que administran la Propiedad Participada de las acciones, y con cargos en la Federación y en el directorio del Fondo Compensador y Obra Social.

Ante el temor de perder el control de este inmenso negocio, Guillán apela a la mentira y a difamar delegados y activistas opositores, e intenta asegurarse la continuidad mediante el adelantamiento del Congreso de la Federación, que va a elegir autoridades nacionales por cuatro años.

El debate en la oposición

Sintetizar un programa es una tarea ardua cuando se trata de organizar un espectro tan amplio de agrupaciones opositoras, pero se ha acordado rechazar los microemprendimientos (‘tercerización’), reorganizar al sindicato sobre bases democráticas, defender la planta permanente, la estabilidad laboral y el convenio único contra las tercerizaciones que surgen del Acta de Nochebuena y rechazar esta Acta.

La Lista Naranja plantea la oposición al tarifazo telefónico y un impuesto que grave los superbeneficios monopólicos y sea aplicado a un seguro al parado.

La Naranja rechaza la asociación obrero-patronal que significa el PPP (sindicatura de acciones y director obrero), es decir no al sindicato patrón.

La Lista Naranja ha lanzado una campaña para que los edificios elaboren sus propias reivindicaciones y para que sean incorpordos al programa de la lista antiguillanista. Es necesario movilizar el interés y la actividad político-sindical de los trabajadores telefónicos.

Ana-Sergio

El Polo Obrero en Foetra

Néstor Pitrola

El Polo Obrero en Foetra Buenos Aires ha dado un gran salto. No casualmente la autoridad ganada en la lucha por nuestros cuadros en el gremio reforzó la presencia del Polo en la Comisión Directiva con más miembros y simpatizantes, uno de ellos paritario, en la lista frentista que obtuvo el 85% de los votos en las últimas elecciones.

El jueves 27/9 se desarrolló un plenario con una treintena de compañeros del Polo, entre ellos 16 delegados de viejas y nuevas generaciones telefónicas y un conjunto de activistas.

El plenario refrendó la participación en las Asambleas Piqueteras y votó una campaña política por la convocatoria de la tercera Asamblea Nacional, impulsando una mayor participación del activismo de Foetra.

El Polo Obrero telefónico no participó del acto de Plaza de Mayo del 21/9, al que caracterizó como un evento electoral del Frenapo.

Se reivindicó la huelga general de los docentes bonaerenses y las grandes luchas libradas alrededor del plan piquetero, y se votó la perspectiva de la huelga general para derrotar el ajuste y al gobierno.

Se planteó la responsabilidad política del Polo Obrero para evitar que este gran proceso de la clase obrera sea desviado, como el de los ‘70, por los Ongaro y los Guillán de hoy.

Las resoluciones incluyen la lucha del gremio contra las pasantías negreras, la efectivización e incorporación a convenio de todos los telefónicos de las tercerizadas y la defensa de las conquistas a partir de la Asamblea General. El próximo plenario del Polo de Foetra tendrá lugar el 18 de octubre, una semana antes de la próxima asamblea del gremio.

Share Button

La reforma del convenio firmada por FOETRA es una estafa

PO 527 – 30/1/97

La reforma del convenio firmada por FOETRA es una estafa

La modificación del Convenio firmada por la burocracia de Rodríguez y las empresas en diciembre, con el apoyo de Guillán, impone la flexibilidad laboral, la jornada cortada, la ‘tercerización’ y el egreso compulsivo. Es, ni más ni menos, la aplicación del pre-acuerdo que el gremio rechazó masivamente hace un par de meses.

“Condiciones especiales de egreso”

Presentado como la verdadera “conquista” de las actas firmadas, se le llama también “jubilación anticipada”, porque permitiría que compañeros que están a 10 años de jubilarse puedan hacerlo ya. Nada más falso.

El acta fija que se pagará al que se retire en estas condiciones, una “gratificación de pago diferido” mensual, del 40% del sueldo más la antigüedad, hasta cumplir la edad jubilatoria, más los aportes de obra social, la cuota sindical y los aportes jubilatorios. Es decir que reemplaza una indemnización completa en mano, por una promesa de cuotas que pueden interrumpirse por una cantidad de circunstancias (fallecimiento, trabajo incompatible, discapacidad etc.). La única ventaja es para las patronales, que “licúan” las indemnizaciones.

Incertidumbre

Los haberes permanecerán congelados mientras no se modifique la Ley de Convertibilidad (23.928). El punto 1.4.4. dice que, mientras tanto, no se otorgarán los aumentos que puedan recibir los que están dentro de convenio. Si aumentan los sueldos, o hay un crecimiento de la economía, sin que se modifique la Ley de Convertibilidad, la ‘gratificación’ se depreciará en relación a los precios y al resto de los salarios.

Interrupción del pago

El convenio se anula en caso de que se entre a trabajar en otra empresa de telefonía o multimedia, aun dentro del mismo gremio. En caso de discapacidad, el trabajador pasa a la jubilación y pierde la gratificación. Habrá perdido la indemnización correspondiente como compañero activo. Si fallece, se suspende el pago a los herederos a los 4 meses. Pero si es un “derecho adquirido”, los herederos deberían cobrar hasta cumplirse el pago del compromiso. ¿Y si las empresas cesan en su actividad, o cambian de razón social, o se van o se funden?, pague Dios. Para algunas especialidades, la edad de jubilación se reduce por trabajo insalubre; se suspendería entonces el pago del egreso especial.

Negocio para las empresas que “licúan” el valor de las indemnizaciones y especulan con la interrupción de una cantidad de pagos.

¿Jubilación?

¿Quién asegura que el compañero se pueda jubilar?

El ANSeS no ha reconocido el sistema. Dicen que los aportes serán depositados, mientras tanto, en una cuenta a nombre de las empresas, no a nombre del trabajador. Si el ANSeS no autorizara, los aportes no podrían ser depositados individualmente. El compañero puede quedar “colgado del pincel”.

Tampoco es cierto que el sistema paga hasta la jubilación efectiva. El punto 1.4.1. dice que los aportes se abonarán hasta reunir el “requisito de edad para acceder a la jubilación”, no hasta cumplir todos los requisitos. Si el compañero tiene la edad pero no los años de servicio suficientes, se suspenden los pagos sin que se pueda jubilar.

Obra Social y cuota sindical

Si el trabajador consigue otro trabajo y elige otra obra social, se suspenderá el pago del aporte respectivo, otra quita al monto total del compromiso inicial (la cuota social es una parte indirecta del salario). Nuevo ahorro para la empresa, y pérdida para el trabajador.

En cuanto al pago de la cuota sindical de trabajadores desvinculados de la empresa es soborno puro para FOETRA, garante y gestora de la “reforma” negrera del convenio.

La conclusión es que el sistema especial de egreso, lejos de ser una conquista para los trabajadores, significa la pérdida de la indemnización, la incertidumbre sobre el cobro futuro y sobre la posibilidad de jubilarse. La patronal se sacaría de encima unos miles de trabajadores licuando las indemnizaciones y los pagos. FOETRA embolsa un suculento ingreso.


La Mesa de Enlace no rechaza la reforma negrera

La posición de la Mesa de Enlace telefónica (hegemonía CTA-MTA), ante las actas de modificación del convenio firmadas por la burocracia, es una adaptación al guillanismo y a la burocracia de Foetra. En una “Carta abierta a los compañeros”, que titula “Ni pesimistas, ni agoreros… responsables”, plantea que la reforma del convenio 201/92 tiene “puntos oscuros”, que “es necesaria la modificación sustancial de los acuerdos FOETRA-EMPRESA, los cuales no benefician al conjunto de los telefónicos…”. Y como orientación, que “La Mesa de Enlace intentará, por todos los medios, modificar y bloquear los puntos perniciosos de este acuerdo”.

Entonces, la Mesa de Enlace caracteriza que una parte de los telefónicos sí se beneficia con los acuerdos, ¿cuál es? La Mesa de Enlace no rechaza la reforma del convenio, sino modificar algunos puntos. Declara que no luchará, sino que “intentará bloquear por todos los medios”.

Con el antecedente de haber concedido al guillanismo la frustración de dos asambleas generales sin lucha, la reforma reaccionaria del estatuto del gremio y la venta de la sede sindical, esta postura ante la entrega del Convenio es el remate de una política de conciliación con la burocracia.

Share Button

La reforma del convenio firmada por FOETRA es una estafa

PO 527 – 30/1/97

La reforma del convenio firmada por FOETRA es una estafa

La modificación del Convenio firmada por la burocracia de Rodríguez y las empresas en diciembre, con el apoyo de Guillán, impone la flexibilidad laboral, la jornada cortada, la ‘tercerización’ y el egreso compulsivo. Es, ni más ni menos, la aplicación del pre-acuerdo que el gremio rechazó masivamente hace un par de meses.

“Condiciones especiales de egreso”

Presentado como la verdadera “conquista” de las actas firmadas, se le llama también “jubilación anticipada”, porque permitiría que compañeros que están a 10 años de jubilarse puedan hacerlo ya. Nada más falso.

El acta fija que se pagará al que se retire en estas condiciones, una “gratificación de pago diferido” mensual, del 40% del sueldo más la antigüedad, hasta cumplir la edad jubilatoria, más los aportes de obra social, la cuota sindical y los aportes jubilatorios. Es decir que reemplaza una indemnización completa en mano, por una promesa de cuotas que pueden interrumpirse por una cantidad de circunstancias (fallecimiento, trabajo incompatible, discapacidad etc.). La única ventaja es para las patronales, que “licúan” las indemnizaciones.

Incertidumbre

Los haberes permanecerán congelados mientras no se modifique la Ley de Convertibilidad (23.928). El punto 1.4.4. dice que, mientras tanto, no se otorgarán los aumentos que puedan recibir los que están dentro de convenio. Si aumentan los sueldos, o hay un crecimiento de la economía, sin que se modifique la Ley de Convertibilidad, la ‘gratificación’ se depreciará en relación a los precios y al resto de los salarios.

Interrupción del pago

El convenio se anula en caso de que se entre a trabajar en otra empresa de telefonía o multimedia, aun dentro del mismo gremio. En caso de discapacidad, el trabajador pasa a la jubilación y pierde la gratificación. Habrá perdido la indemnización correspondiente como compañero activo. Si fallece, se suspende el pago a los herederos a los 4 meses. Pero si es un “derecho adquirido”, los herederos deberían cobrar hasta cumplirse el pago del compromiso. ¿Y si las empresas cesan en su actividad, o cambian de razón social, o se van o se funden?, pague Dios. Para algunas especialidades, la edad de jubilación se reduce por trabajo insalubre; se suspendería entonces el pago del egreso especial.

Negocio para las empresas que “licúan” el valor de las indemnizaciones y especulan con la interrupción de una cantidad de pagos.

¿Jubilación?

¿Quién asegura que el compañero se pueda jubilar?

El ANSeS no ha reconocido el sistema. Dicen que los aportes serán depositados, mientras tanto, en una cuenta a nombre de las empresas, no a nombre del trabajador. Si el ANSeS no autorizara, los aportes no podrían ser depositados individualmente. El compañero puede quedar “colgado del pincel”.

Tampoco es cierto que el sistema paga hasta la jubilación efectiva. El punto 1.4.1. dice que los aportes se abonarán hasta reunir el “requisito de edad para acceder a la jubilación”, no hasta cumplir todos los requisitos. Si el compañero tiene la edad pero no los años de servicio suficientes, se suspenden los pagos sin que se pueda jubilar.

Obra Social y cuota sindical

Si el trabajador consigue otro trabajo y elige otra obra social, se suspenderá el pago del aporte respectivo, otra quita al monto total del compromiso inicial (la cuota social es una parte indirecta del salario). Nuevo ahorro para la empresa, y pérdida para el trabajador.

En cuanto al pago de la cuota sindical de trabajadores desvinculados de la empresa es soborno puro para FOETRA, garante y gestora de la “reforma” negrera del convenio.

La conclusión es que el sistema especial de egreso, lejos de ser una conquista para los trabajadores, significa la pérdida de la indemnización, la incertidumbre sobre el cobro futuro y sobre la posibilidad de jubilarse. La patronal se sacaría de encima unos miles de trabajadores licuando las indemnizaciones y los pagos. FOETRA embolsa un suculento ingreso.


La Mesa de Enlace no rechaza la reforma negrera

La posición de la Mesa de Enlace telefónica (hegemonía CTA-MTA), ante las actas de modificación del convenio firmadas por la burocracia, es una adaptación al guillanismo y a la burocracia de Foetra. En una “Carta abierta a los compañeros”, que titula “Ni pesimistas, ni agoreros… responsables”, plantea que la reforma del convenio 201/92 tiene “puntos oscuros”, que “es necesaria la modificación sustancial de los acuerdos FOETRA-EMPRESA, los cuales no benefician al conjunto de los telefónicos…”. Y como orientación, que “La Mesa de Enlace intentará, por todos los medios, modificar y bloquear los puntos perniciosos de este acuerdo”.

Entonces, la Mesa de Enlace caracteriza que una parte de los telefónicos sí se beneficia con los acuerdos, ¿cuál es? La Mesa de Enlace no rechaza la reforma del convenio, sino modificar algunos puntos. Declara que no luchará, sino que “intentará bloquear por todos los medios”.

Con el antecedente de haber concedido al guillanismo la frustración de dos asambleas generales sin lucha, la reforma reaccionaria del estatuto del gremio y la venta de la sede sindical, esta postura ante la entrega del Convenio es el remate de una política de conciliación con la burocracia.

Share Button

FOETRA: La burocracia se entrega a los pulpos

PO 526 – 16/1/97

FOETRA:
La burocracia se entrega a los pulpos

El 24 de diciembre, la conducción nacional ultramenemista de la FOETRA firmó, arteramente, la reforma’ del convenio exigida por Telefónica y Telecom, que la gran mayoría de las bases del gremio había repudiado.

Queda establecida, en consecuencia, la modificación de la jornada de trabajo, la polifunción (los trabajadores que reparan líneas, además tendrán que cobrarlas, ocuparse también de ventas de líneas y servicios) y la “tercerización”, esto es, la posibilidad de transferir personal a empresas ‘controladas’ por Telefónica y Telecom.

Un ejemplo de la perfidia con que ha sido redactado el texto es que plantea que los trabajadores transferidos conservarán todas las condiciones del convenio telefónico vigente, para agregar, enseguida, que esta condición regirá hasta “la entrada en vigencia de un nuevo acuerdo colectivo firmado entre FOETRA y las contratistas”, oportunidad en que deberán aceptar las condiciones de ingresante o “solicitar la indemnización legal correspondiente”.

Semejante trastada fue presentada por la burocracia como un “logro”, por la jubilación anticipada. Que consiste en que los que estén a 10 años de la jubilación pueden retirarse, cobrando mensualmente, por ese período, el 40% del sueldo más la antigüedad y conservando la obra social de telefónicos. Lo que no es más, según los cálculos de los compañeros, que el monto de las indemnizaciones que viene pagando la patronal por retiros “voluntarios”, pero repartido en cuotas. Con el consabido soborno a la burocracia, porque hay que deducir la cuota para la obra social que ella controla y para el fondo compensador.

La traición es completa, porque varias seccionales del país, entre ellas la más grande, Buenos Aires, venían de rechazar estas reformas, en plenarios de delegados y asambleas. En el caso de Salta, la resistencia costó 27 despidos y una salvaje represión policial a los telefónicos.

El guillanismo, sin embargo, hizo ‘avalar’ la ‘reforma’ en Buenos Aires, donde ya había sido rechazada. Para ello reunió el 30/12, de sopetón, también en medio de las fiestas, un plenario de delegados ‘trucho’, con decenas de delegados no avisados, donde la ‘oposición’ antiguillanista, que normalmente es mayoría, quedaba en desventaja. Allí repartió las 20 páginas de las actas de ‘reforma’ y las hizo votar sin que los delegados pudieran siquiera leerlas.

La Mesa de Enlace, que dirige a la oposición, convalidó la política de la burocracia, al legitimar con su presencia el plenario a todas luces fraudulento. Debieron retirarse. En segundo lugar, por no producir, a partir de allí, ninguna acción, ni en los edificios ni de conjunto, tendiente a desconocer el plenario, impugnarlo, rechazar la reforma e impulsar la derogación de lo firmado. Las perspectivas de la Mesa de Enlace se han agotado. Se ha demostrado incapaz de liderar al combativo activismo y a las bases telefónicas, a la lucha contra el avasallamiento histórico de conquistas que han montado las patronales y la burocracia.

Recientemente (ver PO anterior), los obreros telefónicos de siete edificios de Flores y Floresta pararon, hasta lograr el traslado de un odiado jefe negrero que perseguía a los compañeros, lo que demuestra que el gremio sólo necesita una orientación y una dirección de lucha.

Impugnar el plenario, desconocer la reforma burocrática, organizar la lucha por su derogación, coordinar a todas las seccionales del país que la rechazaron y elegir una dirección provisoria que organice la ruptura con la Federación. Esa es la tarea.

P.M.


La Lista Naranja llama a rechazar el acuerdo

Pasados 10 días del plenario de delegados que ‘convalidó’ la reforma negrera del convenio (ver nota), la oposición telefónica, organizada por la Mesa de Enlace, no había sacado una posición pública contra la traición de Rodríguez-Guillán.

Las concesiones de este sector a la burocracia han sido decisivas para posibilitar el atropello de Rodríguez y Guillán. Después de haber dejado pasar, sin lucha, el levantamiento de dos asambleas generales que iban a rechazar la reforma del convenio, la Mesa de Enlace aceptó que Guillán, con sólo 8 votos a favor, pudiera vender la sede del sindicato para saldar una quiebra que es responsabilidad de la conducción (la oposición se abstuvo). Y votó luego, con la burocracia, con excepción de la Lista Naranja, una reforma del Estatuto del gremio, que prolonga el mandato para la directiva de 2 a 4 años.

El sector pro-CTA, que hegemoniza la oposición, disfraza su política capituladora con el argumento de que va a ganar las elecciones por la dirección del sindicato Buenos Aires este año, por lo cual no hay que ‘hacer olas’ (no luchar).

La Lista Naranja lanzó una gran agitación en el gremio Por la derogación del acuerdo antiobrero de Rodríguez y Guillán”. Allí se denuncia la ‘jubilación anticipada’ como un retiro voluntario en cuotas; la ‘tercerización’ a las contratistas como una política de reducción de salarios y conquistas, y la polivalencia como la creación del trabajador ‘orquesta’. Concluye llamando a realizar asambleas por edificio para pronunciarse por la derogación del “acuerdo antiobrero”, y a trabajar por una asamblea general, que rechace y lance un plan de acción contra los despidos, por la jornada de 7 horas de trabajo y el básico de 1.000 pesos para el cuadro inicial. Allí se convoca a todos los telefónicos del país a impulsar esa lucha y romper con la burocracia rodriguista.

Share Button

No supimos aprovechar una excelente oportunidad

PO 517 – 31/10/96

Foetra Buenos Aires

No supimos aprovechar
una excelente oportunidad

En la asamblea general en Atlanta, del jueves 24, estaban presentes 800 telefónicos de Capital y Gran Buenos Aires, que llegaron con micros, bombos y banderas, para repudiar el proyecto de nuevo convenio; sin embargo, la oposición a la burocracia no aprovechó realmente la oportunidad para avanzar en la lucha para liquidar ese engendro antiobrero.

La asamblea había sido convocada por la burocracia guillanista, para aprobar la memoria y balance y la venta de una sede. Pero al conocerse el anteproyecto de convenio ‘pre-acordado’ entre la Federación Nacional de Rogelio Rodríguez y las empresas, comenzó a acentuarse la tendencia a concurrir a la asamblea, para rechazar ese convenio y para desafiliar al Sindicato Buenos Aires de la Federación.

Previamente, el plenario de delegados y numerosas asambleas de edificios habían rechazado masivamente el ‘pre-acuerdo’ que Rodríguez firmó a espaldas del gremio. El ‘pre-acuerdo’ faculta a las empresas a pasar a los trabajadores a contratistas controladas por Telefónica y Telecom y a aplicar, en esas ‘nuevas’ empresas, un convenio tan ‘flexibilizado’, que el convenio Fiat-Smata, al lado de ése, es un poroto (ver análisis en el número anterior). También los sindicatos de Rosario, Salta y Mendoza rechazaron el proyecto. El Consejo Federal de la Federación, convocado por Rodríguez para el 25, fue postergado.

La burocracia guillanista, de puro olfato, resolvió boicotear la asamblea. Hizo campaña en los edificios contra la concurrencia, no difundió el rechazo votado por el cuerpo de delegados, mandó una representación de segunda línea a Atlanta y Guillán ni se asomó. Cuando un representante de la directiva anunció que no había quórum, que la asamblea se levantaba, y que por lo tanto se iba, la bronca de los 800 compañeros presentes estalló en cánticos contra el convenio, puteadas y trompadas contra los burócratas presentes y contra el funcionario del Ministerio de Trabajo. Allí fue cuando la oposición, que quedó al frente de la asamblea, empantanada en la historia del quórum, perdió la oportunidad de hacer votar a los 800 presentes el programa que la propia oposición venía agitando: rechazo del convenio, desafiliación de Foetra y encarar la paritaria por Buenos Aires. Y convocar desde allí a una nueva asamblea para ratificar esas decisiones e iniciar un plan de lucha.

La oposición viene de movilizar una columna de 1.000 compañeros en el paro del 26, al margen de la burocracia y domina la mayoría del cuerpo de delegados y del activismo. Guillán, aún ausente, salió hecho jirones, pero con la suya.

Por supuesto que el conflicto no está cerrado y que la Asamblea demostró que el conjunto del gremio está siendo ganado por una viva inquietud. Es necesario lanzar una gran campaña para movilizar a todo el gremio contra el proyecto de Rodríguez y preparar la huelga.

Pedro Mourín

(de Comité Capital)

Share Button