Balance del 8M: un salto del movimiento de mujeres

Balance del 8M: un salto del movimiento de mujeres

unnamedchica

Una marea colmó las principales ciudades de la Argentina en el día del Paro Internacional de Mujeres y conmovió a todo el cono sur, ya que también hubo movilizaciones de centenares de miles de personas en Uruguay y en Chile.

 En las provincias de Córdoba y Tucumán, 20.000 personas salieron a las calles, y hubo importantes marchas en La Plata, Rosario y Santiago del Estero.

En la Ciudad de Buenos Aires, escenario de una semana de luchas que comenzó el lunes con el parazo de la docencia y el martes con la irrupción obrera en el acto convocado por la CGT, coronó con una tremenda marcha de mujeres, que fue precedida por ruidazos y piquetes, el paro impulsado por comisiones y sindicatos combativos y el cese de actividades en gremios como estatales y judiciales. No por nada, el grito a pulmón de “paro paro paro, paro general” se escuchó hasta el cansancio en la voz de centenares de miles de mujeres.
La masividad no fue, sin embargo, el contenido distintivo de la jornada –al menos no en nuestro país, que viene siendo sacudido desde el #NiUnaMenos de 2015 por un movimiento de mujeres en franca rebelión– sino por la fisonomía política que alcanzó.
El documento acordado y que se leyó en Plaza de Mayo establecía que “este movimiento de mujeres se define como independiente de todos los gobiernos”, “anticlerical”, “feminista y anticapitalista”. Fue el resultado de una dura lucha política, en la cual intervinimos de principio a fin.
Durante la lectura del mismo, se escuchó la denuncia del ajuste en curso, el apoyo a los obreros de AGR-Clarín y las obreras de Textil Neuquén; a la lucha docente, el reclamo de que se legalice el aborto en nuestro país, el desmantelamiento de las redes de trata de personas y el castigo a los funcionarios estatales involucrados; contra el aumento de la edad jubilatoria para las mujeres y el 82% móvil para todos los jubilados; por el fin de la precarización laboral y un salario equivalente a la canasta familiar; el respeto a los convenios colectivos de trabajo, entre otras demandas; y que para terminar con la violencia contra las mujeres “el Estado y los gobiernos son responsables”. En vísperas de un nuevo aniversario del golpe genocida de 1976, en medio de la campaña de revisionismo reaccionario del gobierno, se ponderó la presencia de Nora Cortiñas y la memoria de los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos.
Este 8M fue, por lo tanto, una verdadera jornada popular, protagonizada por las mujeres, de claro contenido antigubernamental, lo que impidió que como en el pasado funcionarios de Cambiemos pudieran posar con el cartelito del #NiUnaMenos.
Este programa, que intentó ser ocultado por los pulpos mediáticos que trataron de reducirlo a una serie de frases hechas, fue sostenido por un arco de organizaciones heterogéneo, pero su compromiso con el programa que plantea deberá superar aun la prueba de los hechos. No podemos pasar por alto el hecho de que muchas agrupaciones kirchneristas firmaron el texto, siendo tributarias de un gobierno que estuvo 12 años en el poder y es responsable de la parte que le toca de la actual situación de las mujeres. En definitiva, Néstor Kirchner y Cristina Fernández mantuvieron el aborto en la clandestinidad, con sus secuelas de muertes y mutiladas, pese a que durante mucho tiempo tuvieron mayoría parlamentaria en ambas cámaras. La precarización laboral, la brecha salarial y los salarios de miseria, la falta de guarderías infantiles y de licencias específicas, se agravaron bajo los gobiernos kirchnerista.
El paro internacional de mujeres se sintió con fuerza en la docencia de todo el país, en medio de una lucha contra el techo salarial de Mauricio Macri y los gobernadores. Pararon también la Asociación Gremial Docente de la UBA y la Comisión Interna de No Docentes de Sociales. El Sipreba (prensa) convocó una semana de lucha con asambleas e hizo un paro de tres horas y el Atrana organizó la huelga en Radio Nacional. En plantas de la zona norte como Unilever y Sealy se pusieron en pie comisiones de mujeres. Las compañeras de la Comisión de Familiares de AGR-Clarín participaron de la movilización. Las obreras de Textilana movilizaron en Mar del Plata, con un planteo de independencia sindical y política respecto de la burocracia del vestido. Pararon reparticiones estatales como Acumar y el Inti. Judiciales, estatales y docentes universitarias de Mendoza realizaron asambleas y medidas de lucha. Estas son sólo algunas muestras de lo que fue el paro de mujeres. En la Argentina, epicentro desde el Ni una Menos de 2015 de la lucha de las mujeres, a pocos meses del paro por Lucía Pérez, no podía ser de otro modo.
Foetra no quiso convocar a parar el 8M ni convoco activamente a la movilización en ese sentido, ya que para los compañeros de las móviles era imposible marchar en ese horario por la jornada de 9 horas. A pesar de esto se realizaron asambleas en muchos edificios, donde se leyó un texto de la directiva y donde se discutieron las problemáticas de las mujeres trabajadoras.
En las Asambleas allí donde se impulsaron participaron ampliamente los compañeros y compañeras, sacándose fotos con las consignas de la jornada y debatiendo sobre la importancia de impulsar comisiones de mujeres en los edificios para alcanzar las reivindicaciones pendientes. Donde proponemos organizar el reclamo para que se incorporen al convenio:
*Ampliación de días de licencia por enfermedad familiar
*Ampliación de días de licencia por maternidad y paternidad
*Creación de jardines materno paternales en todos los edificios telefónicos o que las empresas costeen los costos totales para compañeros y compañeras
*Licencia por violencia de genero
*Recuperación del día femenino

AGRUPACIÓN CLASISTA NARANJA TELEFÓNICA

www.actnaranja.com.ar
Buscanos en Facebook: NaranjaTelefonica
Seguinos en Twitter : @actnaranja

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *