UN NUEVO ACUERDO INSUFICIENTE E INCONSULTO QUE NO RECOMPONE NUESTRO SALARIO

El lunes nos enteramos que la MUS firmó un acuerdo por la revisión de febrero por el semestre enero-junio del 2021. Otra vez la dirigencia de la Azul y Blanca vuelve a firmar un acuerdo que no tiene mandatos de las y los trabajadores telefonicos, sin pasar por un plenario de delegados, ni de manera presencial (con los respectivos cuidados) ni tampoco virtual, provocando que los delegados y delegadas queden pintados en las oficinas ante sus compañeros por falta de información y decisión por responsabilidad del oficialismo que no quiere convocar plenarios de delegados, ni asambleas.

El acuerdo es insuficiente porque:

-No supera a la inflación, ya que recién en abril se suma un 12% , cuándo se prevee una inflación superior a un 25% para el semestre enero-junio.

-No es retroactivo a enero.

-No es acumulativo porque se calcula del sueldo de julio del 2020 y no suma las cuotas del 20% .

-El acuerdo es por enero-febrero-marzo , pero no recibimos ningún aumento por estos meses , sólo un adelanto por única vez en marzo, correspondiente al mes de junio y equivalente casi a un 12 % y sin los aportes jubilatorios afectando nuestra futuras jubilaciones.

-Tampoco impacta en el premio a la productividad de marzo.

Es por todo esto que rechazamos éste acuerdo y proponemos que se abran todos los canales democráticos para la participación de todos los compañeros y compañeras telefonicas.

DESDE LA LISTA GRANATE BLANCA PROPONEMOS EL SIGUIENTE PLIEGO SALARIAL PARA SER LLEVADO A LA MESA PARITARIA:

-Un aumento que no puede ser inferior al 30% para el tramo Enero/Junio 2021 retroactivo a Enero, en la perspectiva de conseguir un salario inicial de $ 85.600 ,valor de la canasta familiar que mide ATE-INDEC .

– Aumento del porcentaje de la antigüedad al 1% .

-Que se incorpore el item “adicional especial ” al básico y demás adicionales.

-La defensa de la jornada de trabajo de 7 hs en la fija y la reducción para el convenio de móviles.

-Por una compensación económica por todos los meses que se viene teletrabajando, pagando los servicios del bolsillo de las y los trabajadores.

Se puede exigir mas a estas empresas que no paran de facturar en pandemia y aumentan las tarifas con un servicio cada día peor, que no llega a todas partes del país, como están en los pliegos de privatización, ni dan gratuidad a los estudiantes, maestros, profesores, personal de la salud, etc.

Exigimos que la conducción de Foetra convoque a plenario de delegades con mandato de base y asambleas para votar la propuesta salarial y que decidamos el conjunto de las y los telefónicos.

LISTA GRANATE BLANCA – FOETRA BS. AS.

Agrupación Violeta – Agrupación Clasista Naranja Telefónica – Lista Roja – Agrupación Verde Negra – Telefónicos de Pie – Alternativa Telefónica – Naranja Telecomunicaciones Mayoría

————————————————————————————

Contactanos y seguinos en las redes:

whatsapp: +5491131815537 ó +5491169598110

naranjatelefonica@gmail.com

https://www.facebook.com/actnaranja/

https://www.instagram.com/naranja_telecomunicaciones/

Share Button

Impactos: 1

En nuestro día

Imborrable. Asamblea General por salario en Ezeiza en 2014. A pesar del rechazo de la mayoría del gremio, la directiva aprobó el acuerdo salarial a la baja. Pese a la derrota, un hito de nuestra historia.

¿Cómo estamos los telefónicos este 18 de marzo?

Indudablemente los últimos años nuestro salario ha sufrido el declive general. La canasta de pobreza en $57997, de la que el 75% de los trabajadores está por debajo, y el 25% restante paga impuesto a las ‘ganancias’. Mientras, en la última minuta salarial firmada por Foetra, se establece que por “el contexto extraordinario producto de la pandemia” las patronales no paguen los aportes y contribuciones a la Seguridad Social relativos a la suma por única vez. Parece un chiste. En marzo, el salario mínimo es de $21600 y la jubilación mínima $20571, ambos están por debajo de la canasta de… indigencia ubicada en $24575. ¿Por qué las empresas no abren sus libros contables para ver que hacen con la riqueza que generamos?

Con la depresión salarial, muchos telefónicos tienen problemas para pagar el alquiler y llegar a fin de mes. La dirección de Foetra, responde con la negociación de actas y convenios que incrementan la jornada laboral como medio de ‘mejorar el ingreso’. El contexto no sirve de excusa para una dirección sindical que, como sabemos, no impulsa luchar hace más 10 años, a pesar de que nuestras patronales son líderes en el ranking de ganancias. ¿Cómo recuperamos el salario? La respuesta nos lo dan los aceiteros que, mediante la huelga general, firmaron un ingreso mínimo equivalente a la canasta familiar de $90mil en diciembre pasado, venciendo al conglomerado exportador, una de las patronales más poderosas del país. Con un salario inicial equivalente a la Canasta Familiar, en enero igual a $85590, defenderíamos las 7hs.

Del otro lado de la mecha

Toda la riqueza social generada en las telecomunicaciones no sirve a la finalidad de poner en marcha los resortes económicos del país, sino que engrosan la fuga de capitales. Mientras el progreso social consistiría en utilizar la productividad y riqueza del avance tecnológico, para tener más tiempo libre, el capitalismo, elimina puestos de trabajo e incrementa la jornada laboral, empobreciendo a los que tienen laburo y dejando millones de desocupados.

Las fusiones de Multicanal-Cablevisión-Telecom y Telefónica-Movicom, permitidas por un lado y otro de la ‘grieta’, incluyó ‘tarifas libres’ de internet y celulares -incluso bajo el kirchnerismo- que fortaleció a los grupos económicos, pero nos mantuvo atrasados tecnológicamente. A la vez, para una enorme parte de la población, significa el acceso ‘precario’ mediante tarjetas prepagas. Los “precios cuidados” mantienen esta precariedad, imposibilitando estudiar y trabajar a familias enteras.

Por un Congreso de las bases telefónicas

Tenemos enormes desafíos por delante. Recuperar el salario, defender las 7hs, incorporar a los Fuera de Convenio, desterrar la tercerización, que se nos paguen los bonos adeudados que el Congreso y la Justicia mezquinan, y no puede quedar de lado el reclamo por la vacunación que el Estado debe garantizar. Un enorme progreso social sería que la industria de las telecomunicaciones esté al servicio de la mayoría trabajadora.

Tenemos una vacuna de comprobada eficacia. Pongamos en marcha las enormes reservas de lucha mediante la organización, mandatos, y asambleas. Un Congreso de base de las y los telefónicos de todos los gremios, nos ayudaría a superar la paralización de las conducciones sindicales. Por mejores días del telefónico, manos a la obra.

Salario mínimo igual a la Canasta Familiar. Por las 7hs para todos los telefónicos. Incorporación de tercerizados y fuera de convenio. Por todas las reivindicaciones pendientes.

AGRUPACIÓN CLASISTA
NARANJA TELECOMUNICACIONES
MAYORÍA

www.actnaranja.com.ar
Seguinos en Twitter : @actnaranja
Facebook: https://www.facebook.com/actnaranja
Instagram: https://www.instagram.com/naranja_telecomunicaciones/
whatsapp: +5491131815537 ó +5491169598110

Share Button

Impactos: 9

8 de marzo: ni una enfermera, ni una maestra ni una mujer menos

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, cobra una relevancia inédita en Argentina y en el mundo.

La vida y la salud de la mujer trabajadora se encuentran en la mayor encrucijada de su historia, como lo está la humanidad toda.

El coronavirus se originó en una de las mayores violencias del capital –la que ejerce cotidianamente contra el medio natural y su precario equilibrio.

Pero ya desatada la pandemia, los Estados capitalistas –y sus “organismos internacionales”- han revelado una completa impotencia para derrotarla, y más todavía para preservar a la mayoría social que vive de su trabajo.

Mientras colocan todos sus recursos para rescatar a los capitalistas, los Estados y gobiernos hunden en el mayor desamparo a los explotados, y, naturalmente, a la mujer trabajadora.

El capital financiero cobra su tajada de intereses religiosamente, trátese de BlackRock o del FMI. Pero mientras tanto los sistemas de salud colapsan. Y con ellos, nuestras compañeras médicas y enfermeras, que dejan la vida bajo la picota del contagio, de las jornadas agobiantes y los salarios que no alcanzan.

A los capitalistas, el gobierno de los Fernández les paga parte de los sueldos junto con varios otros subsidios y hasta blanqueos impositivos.

Pero la mujer sin trabajo ya no tiene derecho ¡siquiera al mísero IFE de 10.000 pesos! Compañeras precarizadas deben dejar a sus hijos solos para pelear una changa y sobrevivir. Cuando sobreviene la tragedia, como ocurrió con Yolanda en Salta, el Estado victimario coloca en el banquillo a la mujer.

La vacuna, pretendida salida a la crisis sanitaria, se ha convertido en el monopolio de la burocracia jerárquica del Estado y sus socios políticos. Pero ese régimen de vacunados VIP ¡es el que obliga a nuestras maestras, a sus hijos y a sus madres, a una presencialidad escolar en pandemia y sin vacunas!

Bajo la descomposición social a que empuja esta gestión capitalista de la pandemia, se multiplica la violencia doméstica y laboral contra la mujer. En sólo dos meses de 2021, hemos debido soportar más de un femicidio por día. El Estado supuestamente “regulador” o “formador” de políticas de género es el principal encubridor y cómplice de los violentos, como se ha revelado en el caso Úrsula.

La ley del aborto, arrancada al Estado, al clero y a los partidos clericales después de décadas de lucha, amenaza con convertirse en papel mojado en varias provincias y en los enclaves de la salud privada. Los tentáculos del clero son más fuertes que el palabrerío de los supuestos funcionarios progresistas.

El gobierno de las funcionarias feministas ofreció una lección meteórica de que el “empoderamiento” de algunas dentro de este régimen político social en nada beneficia las sin techo, que son desalojadas a patadas y a balazos; a las vendedoras ambulantes, a las trabajadoras que defienden su salario o su trabajo. Ni ha servido para limpiar el poder, la justicia y sus instrumentos de los cómplices activos o por omisión del femicidio. Con las macristas, antes, y con las kirchneristas mucho antes y ahora, el Estado es responsable.

Contra el estado responsable y los capitalistas a los que sirve, convocamos a la organización independiente y socialista de la mujer trabajadora.

Compañeras: hay razones de sobra para hacer de este 8 de marzo un pronunciamiento gigantesco y masivo, en el centro político y en todas las plazas del país.

Basta de miseria social: salario para todas las compañeras desocupadas, equivalente a la canasta básica de 50.000 pesos. Indexación jubilatoria y 82% móvil.

Basta del monopolio privado –y del funcionariado estatal- para la vacunación. Producción libre y distribución de vacunas bajo control de las organizaciones obreras y populares.

No a la presencialidad letal de las escuelas en pandemia y sin vacunas.

Seis horas, salario igual a la canasta familiar y nombramientos masivos de enfermeras y trabajadoras de la salud en todos los hospitales del país.

Ni una menos: por la autoorganización de la mujer trabajadora, en todos los barrios. Unamos a nuestros compañeros en la lucha contra la violencia estatal y social a la mujer. Libertad inmediata a Yolanda Vargas criminalizada por el Estado que promueve la miseria social y el desamparo de las trabajadoras y sus hijos.

Publicado en:
https://politicaobrera.com/mujer/4076-8-de-marzo-ni-una-enfermera-ni-una-maestra-ni-una-mujer-menos

Share Button

Impactos: 4