Mujeres: Ni derecho al Aborto ni derecho a la maternidad

Mujeres

Ni derecho al Aborto ni derecho a la maternidad

El país atraviesa un terremoto político, económico y social. Pero luego de las movilizaciones más masivas de la historia argentina, cuando millones salimos a las calles por el aborto legal, seguro y gratuito, la “ola verde” y la convocatoria al 34 Encuentro Nacional de la Mujer está envuelta en varias polémicas.

Con el resultado de la derrota en el Senado se responsabilizó a las mujeres diciendonos que “debíamos votar bien” los diputados y senadores. Pero luego cuando se conformaban las listas electorales con la inclusión de notorios anti-derechos (a excepción del Frente de Izquierda), nos dijeron que teníamos que “tragar varios sapos” porque lo importante era desplazar a la derecha. Ahora, con la derecha derrotada nos dicen que lo importante es la “lucha contra el hambre” y que la legalización del aborto puede esperar para no ahondar la brecha social.

Pero son esas mismas mujeres que sufren el hambre y necesidad, las que no pueden pagar los cientos de miles de pesos que sale un aborto clandestino con un médico, o los $7000 que sale una caja de misoprostol. Las que mueren en los abortos clandestinos son las mismas que pasan hambre.

Por otro lado, a las mujeres que deciden ser madres, el régimen social las condena a sacrificios enormes, faltas de licencias, miseria salarial, falta de vivienda, jardines maternales y vacantes escolares, sumado al descalabro del sistema de salud y las prepagas. La miseria social potencia la violencia contra las mujeres. Los 155 femicidios (a fines de agosto) refleja el impacto de la disolución social en la vida cotidiana.

Mientras Alberto Fernández baraja varios candidatos ultra-clericales para el Ministerio de Salud y se devana los sesos sobre cómo honrar la deuda, no puede asegurar un salario igual a la canasta familiar, el empleo, y el derecho a la educación. Un gobierno socio del Vaticano es incapaz de garantizar los derechos de las mujeres. Si de ellos depende no tendremos ni aborto legal, ni empleo, ni salarios dignos.

Debemos retomar la lucha por la defensa de la educación sexual laica y científica, el acceso a los anticonceptivos gratuitos y la legalización del aborto, seguro y gratuito en el hospital. Rechazamos la maternidad compulsiva, impuesta por el aparato del Estado y las Iglesias, que obliga a parir a nenas de 11 años, y manda mujeres a la cárcel por interrumpir un embarazo.

Proponemos realizar una gran asamblea para votar un plan de lucha por el aborto legal con los métodos de la clase trabajadora, con los métodos con los que hemos arrancado todas nuestras conquistas. Un plan de lucha al que sumemos las escuelas y las universidades, pero también las fábricas y las barriadas.

Por un Encuentro resolutivo, que vote medidas de acción directa por el aborto legal y todas nuestras reivindicaciones. Vamos por un Encuentro independiente de todos los bloques patronales y que exija la separación de la Iglesia y el Estado. Que sume la fuerza y la movilización de las mujeres a los trabajadores en lucha.

Organicemos la lucha por guarderías materno paternales, para arrancarles a las patronales y al Estado licencias por maternidad y lactancia, por vivienda digna, contra el hambre y la miseria, por trabajo genuino.

AGRUPACIÓN CLASISTA NARANJA TELECOMUNICACIONES 

www.actnaranja.com..ar
Seguinos en Twitter : @actnaranja
Facebook https://www.facebook.com/actnaranja
whatsapp: +5491131815537 ó +5491169598110

Share Button

Impactos: 85

Una ruptura con la Naranja y con la democracia sindical

Una ruptura con la Naranja y con la democracia sindical 

Como resultado de diferencias políticas en el Partido Obrero, Pablo Eibuszyc y un grupo de compañeros decidió, en lugar de defender la unidad de la agrupación Naranja de Foetra, como insistimos una y otra vez los miembros de la tendencia del PO que somos mayoría en la agrupación, usurpar el Facebook -retirando de su administración al resto de los compañeros-, publicar un boletín apócrifo que no cuenta con el aval de la agrupación ni fue aprobado por su plenario de militantes y activistas, rompiendo de esta forma con criterios básicos de democracia sindical y camaradería.

Se trata de un tema de interés del conjunto del activismo, dado que hace a los métodos y la política, que comenzando por la propia agrupación, en definitiva es la que uno defiende para recuperar el gremio. 

Sabiendo que se encuentran en minoría, Pablo en lugar de venir a dar el debate decidió ausentarse del Plenario de la agrupación. Previo a este Plenario, los compañeros que representamos la mayoría de la agrupación, a diferencia de la política que defiende Pablo en el PO, les propusimos un acuerdo de método y funcionamiento para que la minoría que ellos representan en la agrupación integrara la dirección. Sin embargo, rechazaron esta posibilidad y se negaron a participar del plenario con un argumento tan absurdo como arbitrario: planteando que no importaba quien fuera mayoría porque “la agrupación es del PO”. Un argumento de aparato completamente absurdo, lamentable por parte de alguien que dice luchar contra la burocracia sindical y sus métodos, y que se parece tristemente al trillado: “los sindicatos son de Perón”.

Que una agrupación tenga un norte político es algo que reivindicamos, la Naranja históricamente estuvo ligada al PO, y lo sigue estando, contando hoy con la mayoría de sus miembros en la Tendencia del PO, que reivindicamos los métodos, la historia y la política del PO, contra la actual dirección que se encuentra en una deriva electoralista. Lo que es absurdo es pretender que una agrupación sea de una determinada organización, (o fracción de esta) por decreto, sin importar lo que opinen, deliberen y voten sus integrantes.  

En el debate partidario, Pablo tras una inicial posición critica, se termino volcando a la defensa de la expulsión de más de 1000 compañeros de la minoría del Partido Obrero, incluida la mayoría de la propia Agrupación Naranja Telefónica, que dejo a Pablo prácticamente solo en el equipo militante que el integraba. De este modo, un militante que habla en nombre de la representación de minoría de FOETRA niega el derecho de minoría a sus compañeros de organización, expulsándolos, colocándose por detrás de los criterios más básicos de democracia obrera.

Pablo y estos compañeros, reniegan de su propia trayectoria y de la historia de la agrupación. En Marzo del 2007, cuando Claudio Marín nos expulsó del Frente Telefónico y la Azul y Blanca por sacar una declaración pública que llamaba a “encarar las próximas paritarias con el método de las asambleas generales y el plenario de delegados para reforzar la organización oficina por oficina”, la Naranja, con la firma de Pablo, sostenía que “no existe ninguna forma de ‘centralismo democrático’ en las organizaciones obreras —incluso en las partidarias— que impida la expresión pública o de discusión de sus corrientes o fracciones si las hubiera”. La nota completa se puede ver aún  en https://prensaobrera.com/prensaObrera/983/sindicales/expulsion-burocratica-del-frente-telefonico

Hoy renegando de cabo a rabo con lo que escribió en aquel momento, defiende la expulsión de la minoría que presenta divergencias en el partido que milita. Mientras en la agrupación sindical en la que tenía un rol dirigente, pasa a realizar actos de usurpación cuando queda el mismo en minoría. ¿Adónde te está llevando esta política Pablo?

Los militantes de la Naranja Telefónica defendemos un criterio básico: en una agrupación sindical los que deciden son sus integrantes por medio de su voto. La conciencia de un trabajador progresa si sobre la base del debate toma determinaciones vota y actúa, pero retrocede bajo la premisa de que debe aceptar órdenes. ¿Con que autoridad podrá Pablo el día de mañana exigir a la directiva una asamblea general de gremio o un plenario de delegados, si se niega a participar y acatar lo que resuelve un plenario de su propia agrupación cuando queda en minoría? 

Los compañeros que constituimos la mayoría de la Naranja realizamos un Plenario, al que Pablo y su sector de compañeros decidieron ausentarse. Votamos resoluciones, consignas y una nueva dirección para la próxima etapa, entre ellas, la salida de esta declaración con la exigencia que retrocedan con la usurpación, y una declaración de la etapa política. Exigimos a Pablo la devolución del Facebook, el mail, y que coloque los recursos de la agrupación (viáticos obtenidos por la conquista de la minoría de la directiva en Foetra) bajo control de la agrupación. Lo desautorizamos para hablar en nombre de la agrupación y para sacar boletines en su nombre.

Por la dirección de la

Naranja Telefónica en Foetra

Guido Fuentes, Rodrigo Dragicevich, Patricia Pereyra y Flavio Pereyra.

AGRUPACIÓN CLASISTA NARANJA TELECOMUNICACIONES 

www.actnaranja.com..ar
Seguinos en Twitter : @actnaranja
Facebook https://www.facebook.com/actnaranja
whatsapp: +5491131815537 ó +5491169598110

Share Button

Impactos: 463

Un cocktail explosivo en las comerciales

Un cocktail explosivo en las comerciales

Violencia, aumentos de los ritmos de trabajo y salarios a la baja

Las comerciales de Telefónica/Movistar y Telecom-Móviles son un escenario cotidiano de violencia contra el trabajador. Las empresas han respondido a la repetición de escenas de violencia en sus centros comerciales, instrumentando protocolos. En términos generales, el compañero violentado sale de la atención, pasando ésta a un supervisor. Si la situación de violencia sigue debe intervenir personal de seguridad y en el caso más extremo se llega a la baja del cliente.

Pero mientras la violencia en las comerciales se incrementa, las empresas cambiaron su modelo de atención, pasando de los “box” con mamparas que nos protegían, a la atención face to face, que nos expone más a estas situaciones. La atención de una cantidad de clientes enormemente mayor con la misma infraestructura aumenta la precarización del trabajo.

La mala calidad del servicio, errores de facturación, dificultades para gestionar o reclamar, son los ingredientes para un cliente detonado. Somos el rostro de la falta de inversión, sistemas que no funcionan, reducción de comerciales que obligan a un mayor desplazamiento y costo del cliente, ineficiencia de los distintos canales de atención, y un largo etc.

Esto, mientras se incrementan las presiones por los ritmos de trabajo, la multiplicidad de tareas y servicios que atendemos, sin una mísera categoría que compense el mayor valor agregado que aportamos en una jornada laboral extenuante. Y esto sin olvidar que la mayoría somos del convenio móvil, con salarios más bajos y no cobramos el premio de marzo y septiembre.

Representación sindical

Con la desaparición de Personal como razón social, producto de la unificación de empresas, el sostenimiento del convenio móvil es una enorme concesión a la empresa ¿O no somos todos Telecom?  La respuesta es no: menos delegados, diferencias salariales enormes con la fija, menos días por enfermedad familiar, etc. La igualdad de convenio es más necesaria y justa que nunca.

Basta de violencia en las comerciales. Reducción de la jornada a 7hs. Recategorización para todos los compañeros. Convenio de fija. Que se re discuta el sistema de atención de punta a punta.

Share Button

Impactos: 144